Bini Smaghi (BCE) dice que reestructurar la deuda o abandonar el euro equivale a una sentencia de muerte

Actualizado 30/05/2011 12:51:23 CET

LONDRES, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Lorenzo Bini Smaghi, miembro italiano del Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), considera que una reestructuración de la deuda o el abandono del euro equivaldría a una "sentencia de muerte" que desencadenaría un efecto contagio y perjudicaría así a los contribuyentes de otros países, ya que, en su opinión, la opción de una reestructuración ordenada es un "cuento de hadas".

"Una reestructuración de la deuda o el abandono del euro serían como una sentencia de muerte, abolida en la UE", advierte el banquero italiano en una entrevista concedida al diario 'Financial Times', donde asegura que en el caso de producirse estos "drásticos" eventos se producirían "efectos contagio que afectarían a los contribuyentes de otros países", y se pregunta por qué deberían pagar los ciudadanos de estos países por los errores de otros.

En este sentido, Bini Smaghi, advierte de que la reestructuración de la deuda griega no sería la opción menos mala, ya que su efecto desestabilizador sería "dramático" tal como apuntan los indicadores de riesgo sistémico, que ante los rumores que apuntan a esta posibilidad se sitúan en niveles similares a los de mediados de septiembre de 2008, cuando quebró Lehman Brothers.

"Aquellos que dicen que el impacto podría contenerse simplpemente no miran los datos. Me recuerdan a los que a mediados de septiembre de 2008 decían que los mercados estaban preparados para la quiebra de Lehman Brothers", afirma el banquero, quien considera que decir que no existe riesgo de contagio representa una "ingenuidad" y conlleva el riesgo de evitar la toma de decisiones poíticas responsables.

Asimismo, Bini Smaghi advierte de que el 'default' o la reestructuración de la deuda de Grecia "no ayudaría a resolver los problemas de la economía griega", que sólo pueden solucionarse mediante la aplicación de reformas estructurales y de ajustes fiscales, ya que lo contrario supondría una depresión social y económica.

"UN CUENTO DE HADAS".

En este sentido, el banquero italiano critica que la posibilidad de una reestructuración ordenada defendida por economistas como Nouriel Roubini es como "un cuento de hadas", ya que supondría aplicar el modelo latinoamericano de los años 80 a una realidad completamente diferente, tanto en su contexto legal, como en el origen de los problemas del sector financiero griego.

"No existe algo como una reestructuración ordenada de la deuda en las actuales circunstancias. Sería un desastre", alerta el ejecutivo del BCE, quien recuerda que cada vez que se habla de "reestructuración suave" los mercados financieros "se vuelven locos".

"La reestructuración puede ser ordenada e incluso positiva para los abogados y los bancos de inversión, pero no para los ciudadanos griegos. Sería un gran desastre económico, social e incluso humanitario", sentencia Bini Smaghi, cuyo puesto en el Consejo Ejecutivo del BCE corre peligro a raíz de la previsible elección de su compatriota Mario Draghi como nuevo presidente de la entidad a partir de noviembre, lo que podría saldarse con la entrada de algún representante de Francia por un italiano.