El consejo de NovacaixaGalicia aprobará hoy su plan de recapitalización para remitirlo al Banco de España

Oficina de Novacaixagalicia
EP
Actualizado 28/04/2011 10:10:01 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejo de administración de Novacaixagalicia revisará este jueves el plan detallado de recapitalización para aprobarlo y remitírselo posteriormente al Banco de España. En el documento, la caja concretará el porcentaje de participación privada que aspira a captar en el banco que está creando, así como las cuestiones de gobernabilidad que afectan al mismo.

La reunión de este órgano de dirección, que será en Vigo a las 12.00 horas, tiene también entre sus tareas la de aprobar las cuentas auditadas de 2010, que deben ser comunicadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) antes de que termine el mes de abril.

El documento detallado de recapitalización explicará el plan de negocio proyectado por la entidad y los porcentajes de inversión privada a los que aspira, dentro de su plan de crear un banco que capte capital público del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y de inversores privados.

Además, la caja debe detallar aspectos de la gobernanza de dicho banco, para el que la entidad ya ha solicitado formalmente la ficha ante el Ministerio de Economía y Hacienda. Entre ellos, deberá indicar el nombre, cómo será la estructura de dirección y los cargos, las remuneraciones o la sede de la nueva entidad.

La entidad, que parte de un core capital del 5,2% necesita alcanzar un 10% --salvo que logre colocar un 20% de las participaciones entre inversores privados, con lo que debe reportar un 8%--, lo que se traduce en unas necesidades de 2.662 millones de euros. En cualquier caso, Novacaixagalicia trabaja en una capitalización interna con la que confía en rebajar, con venta de activos y otras medidas, esta cantidad en entre 650 y 1.000 millones.

Las previsiones de la caja gallega pasan por crear ahora el banco, para poder cumplir en septiembre las nuevas ratios de capital exigidas, y en una segunda fase, dentro de dos años, preparar su salida a bolsa, con el fin de sustituir con esta operación la participación que tendrá el FROB.