El Ecofin amplía el plazo para que Londres pague factura de 2.100 millones

Actualizado 07/11/2014 14:19:37 CET

BRUSELAS, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los ministros de Economía de la UE han alcanzado este viernes un acuerdo político para ampliar hasta el 1 de septiembre de 2015 -en lugar del 1 de diciembre de este año como estaba previsto- el plazo para que Reino Unido acabe de pagar la aportación extra de 2.100 millones de euros que Bruselas le exige para el presupuesto comunitario por la revisión al alza de sus cifras de PIB.

   Londres podrá además pagar esta factura en varios tramos, aunque todavía no se ha decidido su número ni cuando tiene que abonarse la primera cantidad. La mayoría de ministros han coincidido en que el retraso en el pago no debe conllevar intereses de demora, según han informado fuentes comunitarias.

   El primer ministro británico, David Cameron, tachó en el último Consejo Europeo de octubre de "totalmente inaceptable" esta factura de 2.100 millones de euros y aseguró que no la pagaría el 1 de diciembre.

   El Ecofin ha admitido que la contribución extra que se exige a Reino Unido -y también a Holanda (642 millones de euros), Italia (340 millones), Chipre (43 millones) o Malta (13 millones)- no tiene precedentes, y que ello justifica reformar las reglas comunitarias para permitir este pago aplazado.

   Por ello, los ministros de Economía han pedido a la Comisión que presente cuanto antes una propuesta legislativa que autorice este pago a plazos. La nueva norma deberá definir el número de tramos y cuándo debe empezar a pagarse. Las reglas actuales exigen que las contribuciones extra al presupuesto de la UE se paguen de una única vez antes del 1 de diciembre de cada año. Cualquier retraso se penaliza con multas.

   El ministro de Finanzas británico, George Osborne, se ha mostrado conforme con el acuerdo, aunque ha dado a entender que todavía buscará reducir la cantidad adeudada mientras se negocian los detalles de los plazos, de acuerdo con las fuentes consultadas. El aplazamiento beneficia especialmente a Francia, a la que se le van a reembolsar 1.100 millones de euros, y que prefiere recibirlos en 2015 para mejorar su balance presupuestario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies