Santander Totta mantendrá su beneficio estable en 2008 y no recurirá a las ayudas públicas

Actualizado 07/11/2008 18:59:32 CET

LISBOA, 7 Nov. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

El presidente del Santander Totta, la cabecera del banco español en Portugal, Nuno Amado, afirmó hoy que el banco está llevando bastante bien la crisis, y que este año va a mantener los beneficios del ejercicio anterior. De hecho, no van a recurrir a la ayuda ni a las garantías del Estado.

En la entrevista que hoy publica "Diario Económico", Amado explicó que no contaban con una crisis "de esta dimensión", pero estaban "preparados para situaciones difíciles" porque la entidad "está bien capitalizada".

"Cuando vendimos nuestra posición en el BPI reforzamos el balance, y tenemos una cultura de riesgo grande", dijo Amado.

A pesar de la crisis, "nuestra estimación es que haya estabilidad en los resultados de este año respecto al año anterior. Nos gustaría tener una evolución más positiva, pero es un resultado muy bueno".

El Santander Totta no va a recurrir a la ayuda del Estado para cumplir las nuevas exigencias para la banca de un ratio Tier I (fondos propios) por encima del 8%. "No tiene sentido utilizar una cosa que es para quien tiene más necesidades", afirmó Amado. El Totta tiene un ratio Tier I del 8,6% que, teniendo en cuenta los números del tercer trimestre, subirá hasta el 9,6%.

La filial portuguesa del grupo español tampoco tiene pensado acudir a las garantías del Estado para la emisión de deuda, aunque todo dependerá "de la evolución del mercado y del coste de las emisiones con y sin garantía, y de la propia evolución del negocio", matizó Amado, que sobre la posibilidad de que el banco aproveche está situación para realizar adquisiciones, consideró que "no es momento para eso".

El presidente del Santander Totta consideró que la nacionalización del Banco Portugués de Negocios (BPN), decidida por el Gobierno portugués debido a la deuda de 700 millones de euros que tenía la entidad debido a una mala gestión, "fue la medida adecuada. No había grandes alternativas. Era el único final aceptable".

En su opinión, con esa decisión "se defendió la credibilidad de nuestro sistema financiero y demuestra que el Estado está atento para dar confianza al pulmón de la economía". Amado espera que no haya que recurrir a más nacionalizaciones "no, espero que no. No tiene sentido".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies