Economía/Finanzas.- Asgeco anima a los afectados por productos 'tóxicos' a demandar a los gestores de las entidades

Actualizado 18/05/2012 16:26:25 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Asgeco Confederación ha animado a los afectados por productos financieros 'tóxicos', como las participaciones preferentes, o los accionistas que han visto mermar el valor de sus títulos, a iniciar acciones de responsabilidad civil e incluso penal contra los gestores de las entidades, según informa la asociación en un comunicado.

La asociación explicó que los clientes pueden ejercer una demanda por negligencia profesional grave contra los gestores de la entidad, en caso de concesión abusiva de un crédito, por ejemplo, así como por todos los productos que les han provocado una pérdida sustancial de sus ahorros.

En este sentido, Asgeco entiende que los gestores de los diferentes bancos y cajas de ahorro españolas deberían ser objeto de "minuciosas" investigaciones para depurar responsabilidades ante la "deficiente" gestión de las entidades que desembocó en la actual crisis financiera.

Por ello, la asociación reclama la creación de una comisión de investigación formada por expertos independientes para aclarar quiénes han sido los verdaderos responsables de la crisis, tal y como ya se ha hecho en otros países, y depurar así responsabilidades concretas con nombres y apellidos.

Los resultados de esa comisión de investigación tendrán que ir seguidos de las correspondientes medidas sancionadoras contra los que hayan cometido negligencia.

Asimismo, se podrán reclamar responsabilidades penales si se demuestra que los gestores de las entidades han incurrido en estafa, fraude (como en las sobretasaciones) o manipulación contable, como parece que han hecho casi todas las entidades, hayan o no entrado en quiebra técnica, explica la asociación.

Por último, Asgeco mostró se apoyo a las críticas a los directivos bancarios y responsables políticos por promover las hipotecas 'basura', la especulación inmobiliaria y la consiguiente burbuja que ha arrastrado al sistema financiero español a una situación "crítica".