Caja España obtuvo un beneficio en 2006 de 165,1 millones de euros, un 12,9% más que en 2005

Actualizado 01/03/2007 17:48:45 CET

LEÓN, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Caja España presentó hoy su cuenta de resultados de 2006, un año en el que obtuvo un beneficio, antes de impuestos, de 165,1 millones de euros, lo que supone un incremento del 12,9 por ciento respecto a 2005. El volumen de negocio gestionado alcanza los 34.592 millones de euros, un 17,5 por ciento más que en el ejercicio anterior.

El presidente de Caja España, Santos Llamas, calificó estos resultados de "muy buenos", ya que se han cubierto las previsiones de 2006, de acuerdo con el Plan estratégico de dicho ejercicio, y los beneficios son los esperados, con "lo que estamos satisfechos".

Los 165 millones de euros de beneficio suponen un record en la historia de la caja aunque, como explicó Llamas, este beneficio se ha visto mermado por el incremento del Impuesto de Sociedades. "Ha habido un cambio en el Impuesto de Sociedades y la caja ha tenido que pagar bastante más, ahí tenemos una pequeña bajada respecto al año anterior".

Esta modificación del impuesto afectó a los resultados netos de la caja, que, sin esa modificación, habría alcanzado un beneficio neto de 124,23 millones de euros, un 4,13 por ciento más, según datos facilitados por la entidad.

El incremento del pago a Hacienda, señaló Llamas, se podía haber "'enjuagado' creando plusvalías, con lo que habríamos dado más beneficios antes y después de impuestos". Sin embargo, no se ha hecho con el objetivo de "presentar una cuenta de resultados realista y ajustada al negocio bancario puro y duro".

Desde Caja España se busca que las cuentas tengan un crecimiento sostenible, añadió. Así, Llamas recordó los beneficios cosechados por la caja en los últimos años, 70 millones de euros en 2004, en 2005, 146 en 2005 y 165 millones en 2006. "En ese crecimiento no queremos que haya quiebras de un año a otro".

A este tema fiscal se refirió también el director general, José Ignacio Lagartos, que aportó los siguientes datos: "en 2005 Caja España, por impuestos, pagó 27 millones de euros y este año se pagarán 61 millones de euros, es decir, 34 millones más, de los cuales 20 se encuentran afectados por la Ley de modificación de impuestos".

Lagartos coincidió con Llamas al calificar el año de "satisfactorio" pero "difícil porque la competencia cada día es más fuerte y mantener el liderazgo ha supuesto grandes esfuerzos en la calidad de productos y atención al cliente".

El pasado año fue difícil, para Lagartos, "porque hubo subidas del tipo de interés, y la Caja tiene una parte importante de sus activos en préstamos relacionados con temas inmobiliarios y vivienda".

En cuanto a la cuenta de pérdidas y ganancias, señaló Lagartos, "2006 partía de un incremento de 2004 a 2005 de más del 100 por ciento -de 70 millones a 146 millones de beneficios-. Mantener ese crecimiento en 2006 ha supuesto un esfuerzo tremendo".

Lagartos se mostró "satisfecho" con el beneficio antes de impuestos de 2006. También apuntó que el crecimiento en el primer mes de 2007 "fue satisfactorio en la mejora del margen financiero, ya que el crecimiento que estamos teniendo es el que deseamos".

Santos Llamas, que tomó posesión de su cargo en julio del año pasado, destacó la tranquilidad, la estabilidad y el intenso trabajo que ha vivido Caja España en estos siete meses. "Se respira cierta alegría y la gente está trabajando por la caja con una estabilidad que era importante", apuntó.

PLAN ESTRATÉGICO 2007-2010

Santos Llamas hizo hincapié en el Plan Estratégico 2007-2010 en el que se buscará más presencia internacional, en Madrid y el arco mediterráneo, así como seguir consolidando la presencia en Castilla y León.

Las previsiones para 2007 contemplan la incorporación de 200 nuevos trabajadores --actualmente, Caja España tiene 3.190 empleados--, la apertura de 44 nuevas oficinas, de ellas gran parte -16-- se abrirán en Madrid y otras tantas en el arco mediterráneo y se incrementará un siete por ciento el número de cajeros.

En 2007 Caja España quiere incrementar su volumen de negocio en un 14 por ciento hasta situar la cifra en 40.000 millones de euros, "una cifra importante en un escenario que se avecina que no es nada fácil", según Lagartos. Se quiere llegar a un beneficio, antes de impuestos, de 180 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 8,52 por ciento respecto a 2006.

DIVERSIFICACIÓN

Caja España, según explicó el director adjunto, Javier Ajenjo, ha empezado a acometer la especialización "para dejar de ser una caja orientada al sector inmobiliario donde el producto hipotecario es el producto estrella, y diversificarlo a las empresas".

"Estamos acometiendo la especialización de gestores de empresas y orientar oficinas a oficina de empresa y diversificar nuestro balance buscando incrementar la rentabilidad", añadió.

Santos Llamas, puso como ejemplo de diversificación y de inversión en la Comunidad, la participación del 20 por ciento en la industria de producción de huevos que la empresa Cantos Blancos llevará a cabo en la localidad leonesa de Valencia de Don Juan.

También, y dentro de la participación industrial de Caja España, se refirió a la empresa Meta 5, que creará una nueva planta en Pola de Lena (Asturias) para la fundición de cinc y cobre y que contará con otro 20 por ciento de participación de Caja España.

OBRA SOCIAL

Por último y en cuanto a la Obra Social, Caja España está preparando actualmente su plan estratégico que será llevado al consejo extraordinario el 29 de marzo y será aprobado en la Asamblea General del 14 de abril. Se busca, como explicó Llamas, una Obra Social "más social y más próxima" aunque "sin dejar otras aportaciones de consolidación a la fijación de población, temas medioambientales o I+D+i".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies