La CECA aboga por eludir la concentración de poder en los gobiernos corporativos y evitar "fallos"

Actualizado 07/11/2008 20:00:05 CET

Méndez Álvarez-Cedrón dice que la RSC "cotiza al alza" en época de crisis porque "da reputación y diferenciación"

LA CORUÑA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director general y secretario de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José María Méndez Álvarez-Cedrón, abogó hoy por eludir la concentración de poder en los gobiernos corporativos de las instituciones para evitar "fallos" en el sistema, como el escaso peso de las unidades de riesgo en los últimos años.

En este sentido, explicó que las entidades pueden concebirse como un contrato, dirigido a generar valor para el accionista o como una institución, para crear riqueza neta, dos enfoques que "antes eran mucho más radicales" pero que, a consecuencia de la crisis, se mezclaron.

La existencia tradicional de estos dos enfoques, según señaló, produjo fallos en el sistema, como que las entidades no hayan sabido gestionar el riesgo derivado de su actividad, o la retribución de incentivos a corto plazo.

También afirmó que, en un momento como el actual, es necesario apostar por nuevos modelos con consejeros "formados e informados" y un departamento de riesgos "con poder", unas reflexiones que se reflejarán en el Libro Blanco de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

"TSUNAMI REGULATORIO".

Méndez aseguró que tras la crisis de las 'subprime', se avecina un "tsunami regulatorio" que hará todavía más complejo el marco normativo por el que se rigen bancos y cajas, un elemento que trasladará a las entidades financieras más mecanismos de supervisión y autorregulación, muchos de los que ya existen ahora, dada la obligación "de estar alerta, detectar y avisar de posibles indicios de blanqueo de dinero, abuso de mercados o cualquier movimiento raro en el capital".

Con este nuevo modelo se alcanza la "idoneidad" basada en la "transparencia" porque "realza la reputación, facilita el acceso a los mercados, y favorece la reducción de riesgos". Así añadió que la Responsabilidad Social Corporativa en época de crisis "es una necesidad porque refuerza la posición competitiva y es un factor determinante en el sistema financiero".

Por ello incidió en que "en época de crisis la reputación cotiza al alza" porque los productos de las entidades financieras están mucho más controlados, un hecho que les iguala, mientras que la RSC "es un factor diferenciador". "El sistema financiero europeo tiene 3.000 entidades, de las que sólo 45 tienen un régimen singular por ser cajas que, al no cotizar, destinan su beneficio a la obra social", señaló.

En este sentido abogó por que las entidades financieras "hagan cosas" porque se debe, como el cumplimiento normativo; porque es bueno, con el gobierno corporativo; y porque les gusta, con la RSC, para tener "salud", pero siempre "adaptando los conceptos a las características propias de la entidad", interiorizando la responsabilidad en la cultura de la organización y generando valor "también en época de crisis".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies