La Hacienda británica podría lograr beneficios multimillonarios por el rescate de la banca

Libras esterlinas
Reuters
Actualizado 06/08/2010 15:56:02 CET

LONDRES, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El rescate del sector financiero de Reino Unido, en el que el Tesoro británico invirtió miles de millones de libras entre 2008 y 2009 podría saldarse no sólo sin costes para los contribuyentes sino que, de mantenerse la tendencia, proporcionar un beneficio de hasta 19.000 millones de libras (22.900 millones de euros), según los cálculos elaborados por el Centro de Estudios Económicos y Empresariales de Reino Unido (CEBR).

En concreto, el director de la institución, Douglas McWilliams, señala que los buenos resultados cosechados por los bancos británicos y el impacto positivo de los mismos en la cotización de sus acciones permitirían obtener un beneficio de hasta 19.000 millones de libras a través de la venta ordenada y gradual a lo largo de los próximos cinco años de la participación del Gobierno en RBS y Lloyd's bajo la perspectiva "conservadora" de que las acciones evolucionen en línea con el PIB nominal del país.

Así, el autor del informe destaca que la potencial rentabilidad del rescate se debe a que los fondos se proporcionaron en forma de préstamos o a cambio de acciones.

"Podría argumentarse que el Gobierno abusó de su posición de prestamista de último recurso al no proporcionar fondos a la banca hasta que sus acciones se vieron arrastradas por la crisis financiera, lo que permitió al Tesoro adquirir las acciones muy baratas", apunta McWilliams, quien no descarta que algún accionista descontento llegue a plantear el caso ante los tribunales.

"Indistintamente, al haber 'timado' a los accionistas quedándose con las acciones, el Gobierno se encuentra con unas buenas ganancias a través de ellas", añade.

El Tesoro británico invirtió más de 60.000 millones de libras entre 2008 y 2009 en inyectar capital en el sector financiero, adquiriendo participaciónes del 83% en RBS y del 41% en Lloyd's, cuyas acciones cotizan con alzas de entre el 2% y el 3,5%, respectivamente, respecto al precio pagado de media por el Gobierno, lo que supone en estos momentos unas plusvalías latentes de más de 4.000 millones de libras para el Estado (4.820 millones de euros).

Por otro lado, el informe se plantea por qué a pesar del retorno a la rentabilidad de los bancos el nivel de préstamos sigue siendo bajo, a lo que responde que, a una cierta prudencia por parte de los clientes, se suman las importantes comisiones y diferenciales cobrados por los bancos, así como las condiciones más onerosas exigidas para la concesión de créditos y la mayor cautela del sector en prestar a determinados segmentos.

"Tampoco ayuda la posición de los gobiernos que están imponiendo tasas y regulaciones a la banca (...) provocando más dificultades a los préstamos en este momento del ciclo", señala el director del CEBR, quien considera que el argumento esgrimido por al actual ministro de Economía, George Osborne, para defender un impuesto a los bancos queda desvirtuado al obtenerse beneficios a través del rescate.

Asimismo, el autor se pregunta por qué si el rescate a la banca no cuesta nada a las arcas públicas e incluso supone beneficios, el déficit del Estado es tan elevado, a lo que responde que es debido al exceso de gasto público, que en gran medida es "despilfarrado".

"No obtenemos muchos mejores servicios públicos al gastar el 53% de nuestro PIB que los que obteníamos cuando sólo gastábamos el 37% hace 10 años", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies