Los inversores españoles, entre los menos optimistas del mundo, según Schroders

Actualizado 20/05/2013 15:27:49 CET

LONDRES, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Los inversores españoles son, junto a los italianos y portugueses, los que menos confianza demuestran en las oportunidades de inversión de cara al presente ejercicio, según refleja un estudio elaborado por la gestora internacional de inversiones Schroders.

En concreto, según la encuesta elaborada por Schroders entre 14.800 inversores de una veintena de países, los españoles se sitúan como los terceros menos optimistas respecto a sus inversiones en 2013, sólo por delante de italianos y portugueses.

Asimismo, los inversores españoles aparecen como los segundos que menos confianza muestran en su propio país como fuente de crecimiento para sus inversiones, puesto que sólo expresan su confianza un 31% frente a la media mundial del 50%.

Por otro lado, al ser cuestionados por sus principales preocupaciones, los españoles señalaron a la crisis de deuda de la eurozona (49%), por delante de la inestabilidad política y la incertidumbre en cuanto a la dirección de las políticas gubernamentales (47%) y el aumento de impuestos (43%).

En términos generales, los resultados del estudio constatan la recuperación de la confianza de los inversores, ya que un 48% de los encuestados expresó mayor confianza en 2013 que en el año anterior, aunque se aprecian importantes diferencias entre países.

Por regiones, la confianza de los inversores europeos en sus oportunidades de inversión está por debajo de la media mundial y se sitúa en un 39% frente a los inversores asiáticos y estadounidenses con un 59%.

Por países los inversores japoneses son los que más confianza tienen en sus inversiones con un 84%, seguidos de indonesios y tailandeses, mientras que los más optimistas de Europa son Suecia, Suiza y Alemania.

Asimismo, preguntados por las regiones que ofrecen más potencial de crecimiento para sus inversiones en 2013, la región de Asia Pacífico, incluyendo China, domina las apuestas de los inversores mundiales (46%), sólo por detrás de los inversores que eligieron su propio país.

En el caso de los inversores españoles, las regiones que ofrecen el mayor potencial son Asia Pacífico (44%), América Latina (36%) y España (31%).