El Santander dice que los bancos evitarán riesgos tras el fin del modelo "basado en dinero fácil"

Actualizado 20/05/2008 21:23:17 CET

Alfredo Sáenz considera que ya no tendrán espacio ni las hipotecas 'subprime' ni otros productos "tóxicos" de la banca de inversión

PAMPLONA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado y vicepresidente segundo del Grupo Santander, Alfredo Sáenz, afirmó hoy que la crisis económica "está cambiando muchas de las reglas del juego del sector financiero" y vaticinó que habrá cambios en un modelo hasta ahora "basado en el dinero fácil y barato".

Sáenz, que ofreció una conferencia organizada por la Cámara de Comercio, hizo una comparación entre la actual situación económica y el meteorito que golpeó la tierra en la época de los dinosaurios para manifestar que "lo grave no fue el impacto, sino los cambios profundos que supuso". "Algunos modelos de negocio no serán capaces de sobrevivir en el nuevo sistema", dijo, en referencia a la banca de inversión basada en riesgos.

Sáenz explicó que a partir de ahora "las reglas del juego van a ser muy diferentes, no van a valer ni los balances hiperapalancados, ni los modelos de negocio desestructurados" y descartó que puedan funcionar "los experimentos en el sector financiero". "Vuelve a valer la banca de toda la vida", dijo.

El consejero delegado sostuvo así que el ciclo de las hipotecas 'subprime' y la expansión de otros productos financieros que denominó "tóxicos" para la banca ya no tendrán espacio y apuntó que ha comenzado "una etapa de ajuste, un ciclo de normalización, de limpieza de los excesos y de moderación en el consumo privado".

Durante su intervención, Alfredo Sáenz repasó la situación de "crisis, turbulencia y cambio financiero", analizando los últimos años de historia en el sector financiero, tanto en el ámbito internacional como en el de España.

El directivo del Santander sostuvo que actualmente se está dando un "cambio de ciclo con un fuerte componente financiero", que achacó al agotamiento de un modelo que tiene su origen en la década de los años 80.

A su juicio, esa época coincidió con un control de la inflación y una bajada de los tipos de interés que permitió que las familias aumentaran su deuda. Además, según explicó Sáenz, tanto las familias como las empresas y los bancos tenían "facilidad" para conseguir financiación, y citó como ejemplo a las hipotecas 'subprime' en Estados Unidos, para explicar una expansión del crecimiento.

Sin embargo, explicó que "este modelo basado en dinero fácil y barato no era sostenible". Concretamente, sobre el caso del sistema financiero, explicó que se registró un crecimiento "artificial", cada vez con un protagonismo mayor de "activos tóxicos - por el riesgo que implicaban- financiados a su vez con mayor deuda". "Éste era un equilibrio cada vez más inestable. A mayor nivel de riesgo, mayor nivel de morosidad. Los bancos reaccionaron cerrando el grifo", apuntó.

RESPONSABILIDAD "REPARTIDA"

El consejero delegado del Santander explicó que la responsabilidad de este cambio de ciclo está "bastante repartida" y la atribuyó a las familias, por aumentar su endeudamiento; a los 'brokers' y los bancos, por buscar rendimientos a corto plazo; a la falta de regulación en el mercado; a los productos "tóxicos" en la banca de inversión, y a las agencias de rating, por haber "bendecido" estos productos.

Señaló que "los tiempos de baja inflación y de bajos tipos de interés se han acabado, y el riesgo y su valoración van a volver a su sitio". "El precio del riesgo ha aumentado ya, la liquidez va a ser un producto más escaso y más caro para todos", dijo el consejero delegado.

LA SITUACIÓN DEL SANTANDER

Durante su intervención, Alfredo Sáenz defendió la gestión realizada por el Grupo Santander durante los últimos años y explicó que mientras la mayoría de bancos han caído en bolsa, el Santander ha crecido y se ha situado como séptimo banco del mundo en el sector bursátil.

Como clave para la buena posición de su grupo, Alfredo Sáenz destacó que el Santander ha mantenido "negocios muy cercanos al cliente" y, de hecho, argumentó, "cuenta con la red de oficinas más extensa del mundo, excluyendo los bancos chinos".

También valoró que el Santander ha sabido medir los riesgos financieros y que es el único banco internacional que tiene presencia en uno de los cuatro países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que están considerados como las cuatro potencias mundiales emergentes. En concreto, el Santander está presente en Brasil, con uno de los cuatro principales bancos del país.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies