El volumen de titulizaciones en España se multiplica por 15 en siete años

Actualizado 02/01/2008 13:20:21 CET

El Banco de España cree que cuanto más se prolonguen las turbulencias más difícil será recuperar el dinamismo de estos activos

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El volumen anual de emisiones brutas de titulización en España se ha multiplicado por más de 15 entre 2000 y 2007, hasta llegar a los 124 millones de euros, mientras que el saldo vivo de estos instrumentos aumentó en 17 veces, hasta los 307 millones, según datos del Banco de España.

El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez explica en el Boletín Económico correspondiente al mes de diciembre que las emisiones asociadas a la titulización de activos han experimentado "un notable dinamismo" en los últimos años, tanto en Europa como en Estados Unidos, con un crecimiento positivo hasta el tercer trimestre de 2007, gracias al comportamiento expansivo de la primera parte del ejercicio.

Este incremento se ha producido a pesar de las turbulencias financieras iniciadas en el verano, que han tenido "un impacto acusado" en este mercado, aunque estima que todavía es pronto para valorar su verdadero alcance y repercusiones sobre cada tipo de activo. En cualquier caso, el Banco de España cree que cuanto más se prolongue este episodio, "más difícil resultará recuperar el dinamismo mostrado por estos activos".

España es uno de los principales emisores de este tipo de valores y, el Banco de España destaca su "elevada calidad", que deriva del "reducido riesgo de los activos subyacentes". De hecho, "una proporción muy alta" de estos activos está vinculada al mercado hipotecario, (representaban a finales de 2006 el 83% del saldo total, frente al 48% del resto de países europeos) con menor riesgo que otro tipo de préstamos, y las hipotecas concedidas a personas físicas representan el principal activo titulizado un producto con una morosidad (alrededor del 0,5%) que suele ser inferior a la del resto de créditos.

Entre el primer y el tercer trimestre de 2007 el 15% del volumen de emisiones europeas se originó en España, y en términos de saldo vivo, el peso se situaba en septiembre en el 13% del total, lejos todavía de Reino Unido, que lidera el ranking con el 37% de las emisiones.

ESQUEMA ESPAÑOL.

Al cierre de junio de 2007, el saldo vivo de las emisiones de titulización representaba el 14% de la cartera crediticia de las entidades españolas, frente al 3% que suponía en 2001, el 44% de los valores admitidos a negociación en AIAF (28% en 2001) y el 91% de la deuda pública (9% en 2001).

Tras recordar que el principal objetivo de las entidades españolas al acudir a estos mercados ha sido la búsqueda de fuentes de financiación del crédito, para cubrir la "brecha" entre el crecimiento del crédito y de los depósitos, el Banco de España señala que el 99% de las operaciones estuvieron realizadas en 2006 por entidades de crédito, del cual un 55% correspondía a cajas de ahorro y un 34% a los bancos.

Además, el supervisor insiste en que las entidades españolas "han retenido el grueso de los riesgos asociados a las titulizaciones" mediante distintos mecanismos, como utilizar líneas de crédito subordinadas por las propias instituciones originadoras o la suscripción de los tramos de los bonos emitidos que asumen las primeras pérdidas.

De esta forma, se han mantenido "los incentivos adecuados para seguir una política rigurosa de concesión de créditos, lo que ha contribuido a preservar la calidad de los préstamos" y por extensión "la de los activos emitidos por los fondos de titulización".

Asimismo, el regulador indica que en España se transfieren al fondo de titulización cédulas hipotecarias en lugar de créditos, que son valores emitidos por las propias entidades que cuentan con la garantía tanto de la cartera de hipotecas del emisor como del resto de sus activos.

Esta práctica también se ha extendido entre un conjunto más amplio de entidades, algo que se refleja en un descenso del grado de concentración de la actividad por instituciones originadoras. De hecho, el saldo vivo de las emisiones correspondientes a las cinco entidades más activas, representaba en 2006 alrededor del 30% del total, cuando esta misma proporción era cercana al 40% en 2003 y al 65% en el 2000.

El Banco de España estima que la titulización de activos es un instrumento atractivo para las entidades que los originan, ya que permiten transferir a terceros una parte de los riesgos de su cartera, lo que facilita su gestión y se traduce en menores necesidades de mantener capital. Además, es posible usar estos productos para obtener financiación, de modo que la entidad originadora retiene el grueso de los riesgos de los activos transferidos, adquiriendo, por ejemplo, un compromiso frente al fondo para asumir las primeras pérdidas en caso de impago en los créditos titulizados.

Desde el punto de vista de la demanda, estos instrumentos también resultan atractivos, ya que amplían el conjunto de activos disponibles y los inversores disponen de un "amplio abanico de combinaciones de rentabilidad-riesgo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies