Winterman alerta de mafias que usan a extranjeros para estafar a aseguradoras simulando su muerte

Actualizado 05/10/2007 13:40:42 CET

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Mafias residentes en España utilizan a extranjeros para estafar las compañías de seguros simulando su muerte con el objetivo de cobrar el seguro de vida, según alertó la firma de investigación privada Winterman.

La estafa empieza cuando el mafioso contrata los servicios de un inmigrante, quien, a cambio de cierta cantidad de dinero se compromete a pasar por muerto durante un tiempo.

El presidente del Grupo Winterman, Josep Maria Vilamajó, explicó que estos extranjeros, generalmente procedentes de países africanos, subscriben varias pólizas de seguros de vida en cantidades comprendidas entre 50.000 y 100.000 euros, con el fin de no estar sujeto a revisiones médicas importantes, ni a excesivas preguntas.

Vilamajó precisó además que se suelen suscribir una media de pólizas no superior a seis, y se hace constar en las mismas que el beneficiario en caso de fallecimiento, es una persona cuyo nombre y apellido no coincide en nada con el del titular de la póliza. Una vez suscrita la póliza, el pago de los recibos se atiende regularmente. Transcurridos varios meses, nunca más de doce, el individuo que consta como beneficiario de las pólizas se persona a cada una de las aseguradoras aportando la correspondiente documentación que acredita el fallecimiento del Asegurado, que comprende el certificado de defunción, la certificación clínica de su fallecimiento, el lugar dónde fue enterrado y fecha, entre otros.

Sin embargo dicha documentación no es original, como suele ser obligatorio, puesto que existen varias compañías de seguros y un solo original, que se ha obtenido sobornando un funcionario.

"El estafador, delante de cada compañía aseguradora, resuelve este escollo alegando que les han robado, perdido o extraviado los documentos originales, de los que, afortunadamente se hicieron copias; excusa que suele ser creíble en muchos casos", según el presidente del Grupo Winterman.

Ante el incremento de este tipo de de delitos, ya son muchas las compañías de seguros que deciden contratar los servicios de un detective privado para autentificar los hechos. "Generalmente se nos contrata para comprobar quien es el beneficiario y qué relación existe con el asegurado, para confirmar la veracidad o falsedad de los documentos presentados y por demostrar que el muerto sigue vivo, normalmente mediante reportajes foto videográficos", explica Vilamajó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies