Fitch dice que el recorte automático del gasto en EEUU no afectará a su rating, pero minará la confianza

Actualizado 27/02/2013 18:24:14 CET

LONDRES, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings considera que una posible entrada en vigor de los recortes automáticos del gasto, el denominado 'secuestro', a partir del próximo viernes en Estados Unidos no tendría impacto en el rating del país, pero "minará aún más la confianza" en que se logre a tiempo un acuerdo sobre las medidas para reducir el déficit, algo necesario para mantener su nota 'AAA'.

Fitch explica que la suspensión de limite de deuda hasta el próximo 19 de mayo ha reducido las presiones en el corto plazo sobre el rating de, país, y no espera que se repita una situación similar a la de agosto de 2011. "Sin embargo, no lograr aumentar el techo de deuda de forma oportuna llevaría a una revisión y a una probable rebaja del rating soberano de Estados Unidos", advierte.

La agencia cree que un nuevo perfil en los recortes del gasto apoyaría la recuperación económica, pero avisa de que eliminar el 'secuestro' sin aplicar medidas para una reducción equivalente del déficit, supondría un aumento de éste y de la deuda por encima de sus previsiones e incrementaría las presiones sobre su calificación.

A este respecto, explica que el principal motor de futuros movimientos en el rating de Estados Unidos será la senda futura de su deuda y déficit públicos. Así, señala que, en las condiciones actuales, la deuda podría alcanzar el 110% del PIB, un nivel que no es coherente con su estatus de país 'triple A'.

En este sentido, reconoce que la condición de divisa de reservas a nivel global del dólar y el tamaño, la diversidad y el relativo dinamismo de la economía estadounidense hacen que Estados Unidos tenga una mayor tolerancia a una elevada deuda pública en comparación con otros países con calificaciones similares.

Sin embargo, incide en que estos elevados niveles de endeudamiento convierten la economía y las finanzas públicas en "vulnerables a impactos negativos", por lo que cree que para estabilizar el rating en 'AAA' es necesario un "grado razonable de confianza" en que la deuda pública entrará en una senda descendente a finales de la década.

Además, la agencia de calificación defiende que estabilizar la deuda es "necesario, pero no suficiente," para mantener la máxima calificación, ya que también debe reducir su nivel de déficit.

Por otro lado, explica que a lo largo de este año espera tomar una decisión sobre la perspectiva 'negativa', en la que situó la nota del país a finales de 2011 tras el fracaso del Comité del Congreso para reducción del déficit

"Un nuevo retraso a la hora de alcanzar un acuerdo sobre un plan de reducción del déficit creíble en el medio plazo implicaría alcanzar unos niveles de deuda incoherentes con el mantenimiento de su estatus 'AAA', a pesar de sus excepcionales fortalezas crediticias", remarca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies