El Gobierno aprobará mañana la reforma de los DTA, que dará capital a la banca por hasta 30.000 millones

Publicado 28/11/2013 17:31:36CET

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros aprobará este viernes la reforma de los activos fiscales diferidos (DTA por sus siglas en inglés), que reforzará el capital de la banca por hasta 30.000 millones de euros, y también dará luz verde a la trasposición de una directiva europea sobre solvencia denominada Basilea III.

Los DTA son gastos con impacto en las cuentas de los bancos pero sin deducir en el pago de impuestos y que generan un derecho a futuro contra la Hacienda Pública.

El analista de XTB Miguel Antonio Marcos ha explicado a Europa Press que los DTA ascendían a 71.000 millones de euros a mediados del presente año procedentes principalmente de las pérdidas que las entidades sufrieron en 2012 y de las provisiones que los sucesivos Reales Decretos aprobados por el Gobierno han impuesto.

El experto ha señalado que el objetivo de la reforma es liberar capital del balance de las entidades financieras españolas, "mejorando su posición de cara a los requerimientos de capital y facilitando, en última instancia, el acceso de las mismas a los mercados de capitales".

"Esta medida debería mejorar la situación de las entidades españolas de cara al test de estrés que se avecina el próximo año", ha apuntado Marcos, que ha añadido que la disminución de las provisiones, "en parte ocasionadas por una reacción tardía y excesiva del Gobierno al desplome del sector inmobiliario", dejaría a las entidades españolas con una mayor calidad crediticia "que les debería hacer más solventes y aumentar su liquidez y, por ende, su capacidad de reacción y su nota ante los diferentes 'exámenes' de los reguladores".

El pasado martes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, negó que esta normativa suponga "ningún regalo" desde el punto de vista fiscal a la banca, puesto que estos activos ya forman parte de su capital. "No tendrá impacto ni en deuda ni en déficit público", ha subrayado.

El FMI recordaba en su cuarto informe sobre la reforma del sector financiero acordada a cambio del rescate bancario que la reforma de los DTA imitaría a la que se emprendió en Italia recientemente. En este caso, señala que para cumplir con las normas de competencia de la Unión Europea, la reforma debería ser permanente y aplicarse tanto a instituciones financieras como no financieras.

También apuntaba que la conversión de los DTA "podría ser útil" para los bancos, que verían reforzada la calidad de su capital, pero advertía de que no debe ser considerada un "golpe de suerte" para las entidades, sino que debe ir acompañada de una serie de medidas, entre las que proponía no pagar dividendos en efectivo por un periodo determinado de tiempo, por ejemplo, tres años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies