HSBC gana un 45,5% más en los nueve primeros meses y aplaza al menos un año el posible traslado de su sede

Actualizado 09/11/2011 13:58:22 CET

La incertidumbre regulatoria en Europa lastrará los resultados de la banca

LONDRES, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El banco británico HSBC obtuvo un beneficio neto atribuido de 14.437 millones de dólares (10.615 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, lo que supone una mejora del 45,5% respecto al mismo periodo de 2010, informó la entidad, que ha aplazado al menos por un año su decisión sobre el posible traslado de su sede fuera de Reino Unido.

Los ingresos por intereses netos del mayor banco europeo sumaron 30.605 millones de dólares (22.503 millones de euros), un 3,7% más, mientras que los ingresos operativos mejoraron un 7,4%, hasta 63.813 millones de dólares (46.920 millones de euros), mientras que la partida destinada a provisionar el riesgo de crédito e impagos disminuyó un 14,2%, hasta 9.156 millones de dólares (6.732 millones de euros).

En el tercer trimestre del ejercicio, HSBC obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.222 millones de dólares (3.839 millones de euros), un 65,5% más, mientras que las provisiones por riesgo de crédito crecieron un 23,6%, hasta 3.890 millones de dólares (2.860 millones de euros). Asimismo, la entidad precisó que su ratio de capital básico 'core Tier1' se situó a 30 de septiembre en el 10,6%.

A pesar de esta mejora en sus resultados, el consejero delegado de la entidad, Stuart Gulliver, afirmó que "el sector bancario se enfrenta a significativos vientos en contra" y alertó de que la continuada incertidumbre macroeconómica y regulatoria, particularmente en Europa, afectará a los resultados del sector en el próximo trimestre.

NO HABRÁ DECISIÓN SOBRE SU TRASLADO AL MENOS EN UN AÑO.

En este sentido, Gulliver explicó en rueda de prensa que la entidad no tomará una decisión sobre un potencial cambio de sede fuera de Reino Unido, en el marco del proceso habitual de revisión de esta cuestión que lleva a cabo cada tres años, ya que el Gobierno británico aún está revisando las propuestas presentadas el pasado mes de septiembre por la Comisión Independiente de Banca.

Así, el máximo ejecutivo de HSBC precisó que el resultado de este análisis y sus implicaciones en las nuevas reglas y costes para el sector financiero podría aún tardar un año.

"No hay suficiente información disponible respecto a si las recomendaciones de la Comisión serán aplicadas por el Gobierno británico, ya que si se aplican tal y como fueron formuladas tendrían un impacto significativo en la rentabilidad de la entidad", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies