La excúpula de Novacaixagalicia pide su absolución porque se conocían sus indemnizaciones

Actualizado 22/10/2015 18:11:09 CET

Los exdirectivos aluden a Simeone y a Casablanca para comparar al organismo supervisor con el "apuntador de una obra teatral"

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La antigua cúpula de Novacaixagalicia ha reclamado en la última sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por adjudicarse indemnizaciones de 18,9 millones de euros ser absuelta porque los órganos de control y el propio Banco de España conocían la mejora de sus contratos de alta dirección y no hicieron nada para evitarla, lo que supone, a su juicio, una prueba "inequívoca" de su legalidad.

Así lo han manifestado las defensas de los altos directivos que se sientan desde el pasado junio en el banquillo de los acusados por delitos de apropiación indebida y administración desleal y, alternativamente, estafa, que habrían cometido al asignarse rentas vitalicias, mejoras salariales y pensiones millonarias en plena crisis de las cajas y cuando Caixanova se hallaba en un proceso de fusión con Caixa Galicia y había pedido ayuda al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para capitalizar la entidad resultante.

La Fiscalía Anticorrupción y Novacaixagalicia, que este martes solicitaron 'in voce' la absolución del ex director general adjunto de Novacaixagalicia, Javier García de Paredes, piden tres años de cárcel para el excopresidente de la entidad Julio Fernández Gayoso; el que fuera director general de Novacaixagalicia José Luis Pego; el exresponsable del Grupo Inmobiliario Gregorio Gorriarán, el antiguo gestor de la oficina de integración Óscar Rodríguez Estrada; y el abogado Ricardo Pradas Montilla, quien les asesoró en la mejora de sus contratos y omitió esta información a la Comisión de Retribuciones y al Consejo de Administración.

Referencias a la película Casablanca, a Simeone y al mundo del teatro han salido a relucir en la última sesión del juicio, que ha quedado visto para sentencia, por parte de los abogados defensores para dejar claro que el Banco de España no era un espectador más, sino un actor principal en el caso de las indemnizaciones millonarias y que los directivos procedentes de Caixanova --todos menos García de Paredes, que provenía de Caixa Galicia-- dieron beneficios a su caja "mes a mes, partido a partido".

El presidente del tribunal, el magistrado Alfonso Guevara, se ha visto obligado a llamar la atención a las fiscales Anticorrupción por sus "muecas" y "críticas" entre susurros a las defensas mientras exponían sus informes de conclusiones definitivas. "Ya no aguanto más", ha exclamado.

EL BANCO DE ESPAÑA, COMO EL CAPITÁN RENAULT EN CASABLANCA.

Poco antes, el abogado del ex copresidente de Novacaixagalicia (NGC) Julio Fernández Gayoso ha pedido la absolución de su cliente al considerar que no tuvo ningún papel "determinante" en la adjudicación de las indemnizaciones y ha evocado una escena de Casablanca para comparar al capitán Renault del filme con la actitud del Banco de España que permanece "impasible" mientras supuestamente se cometen los hechos delictivos.

A su juicio, la actitud de este personaje en una sala de apuestas que tiene lugar en este legendario título del mundo del celuloide se asemeja a la posición de los inspectores del Banco de España, que conocían los contratos de la ex cúpula bancaria y, lejos de actuar, "permanecieron impasibles". "Esto es una prueba inequívoca de su legalidad", ha remachado.

Por todo ello, ha puesto de relieve la "falta de ocultación y engaño" en el cambio de los contratos de alta dirección, el cual era "conocido" por los miembros de la Comisión de Retribuciones que se integraron en el Consejo de Administración del 25 de agosto de 2011 para dar luz verde a los redactados.

UNA "EXTRAVAGANTE Y FORZADA" ACUSACIÓN DE LA FISCALÍA.

En esta misma línea, se ha expresado el abogado del que fuera director general de Novacaixagalicia, José Luis Pego, al denunciar que la Fiscalía "ha contado una obra de teatro" en su escrito de acusación, que posee una "alambicada, forzada, barroca y extravagante calificación penal".

"Si esto es una obra de teatro, el Banco de España no es que esté en primera fila, es que es el apuntador que está en el escenario; y si esto es una película, es el productor ejecutivo. Pero esto no es una obra de teatro ni una película ni una obra musical, esto es un juicio penal", ha proseguido el letrado, para, citando al entrenador del Atlético de Madrid Diego Simeone, concluir que Pego dio beneficios a la entidad "partido a partido, mes a mes" y que si se hubiera ido antes de la fusión, se hubiera llevado una mayor indemnización.

Los abogados del resto de acusados, Gorriarán, Rodríguez Estrada y Pradas Montilla, han exigido que las acusaciones sean condenadas en costas por la falta de rigor y el "desaguisado" que han mostrado durante la vista oral, en la que han abundado sus "errores técnicos".

Las acusaciones solicitan que los cuatro directivos devuelvan el dinero que se asignaron "fraudulentamente" en sus pensiones de jubilación, y sean multados con 75.000 euros. Las fiscales Concepción Nicolás y Pilar Melero concretan que Pego se apropió indebidamente de 7,7 millones, Rodríguez Estrada de 691.261 euros y Gorriarán de 4,8 millones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies