Ron asegura que Saracho le dijo que "montaría una tómbola" si no podía vender el Popular o ampliar capital

Ángel Ron comparece en la comisión de investigación sobre la crisis financiera
ÓSCAR DEL POZO
Actualizado 12/07/2018 15:26:38 CET

Dice que su sucesor reconoció "no conocer los fundamentos de banca comercial" y que condujo un avión de línea "como si fuera un caza"

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Banco Popular entre los años 2006 y 2017, Ángel Ron, ha asegurado este jueves en el Congreso que su sucesor, Emilio Saracho, le dijo que la acción del Banco Popular "estaba cara" y que, si no podía vender la entidad o ampliar el capital rápidamente, "montaría una tómbola".

Durante su comparecencia ante la comisión que investiga en la Cámara Baja la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, y que dedica una fase específica a investigar la caída del Popular, Ron ha acusado a su sucesor de buscar una depreciación de la acción de la entidad.

Así, ha dicho que el propio Saracho llegó a decirle que buscaba "arreglar" la situación del Popular "con una ampliación de capital a bajo precio, o una transacción a bajo precio" y "que, si no lo hacía rápido, montaría una tómbola". "Me pareció especialmente desagradable", ha apostillado.

Así, ha comentado que Saracho consideraba que "para hacer esa operación la acción estaba cara" y que "el principio básico como banquero de inversión era infundir pánico y asustar a autoridades, accionistas y al mercado".

"A lo mejor es una táctica de negociación. Asustar a algunas personas da resultados, pero para gestionar un banco comercial, cuanto menos me recuerda a la conducción temeraria", ha manifestado en otro momento de su intervención, tras asegurar que llegó a "amenazar con estrellar el avión en la puerta del Banco Central Europeo (BCE)". "No me lo dijo a mí, se lo dijo a más directivos", ha dicho.

CONDUCIR UN AVIÓN COMERCIAL COMO SI FUERA UN CAZA

Por otro lado, ha asegurado que Saracho reconoció "no conocer los fundamentos de la banca comercial" no solo ante él, sino ante más consejeros y directivos de la entidad, y "que no sabía ni venía a gestionar, que para eso estaban los anteriores".

En este sentido, ha comparado la gestión de Saracho con la conducción de un avión comercial "como si fuera un caza". "Llega al aeropuerto pero los tripulantes y los pasajeros se mueren. Porque, obviamente, si se empiezan a hacer 'loops' y triples, y descensos en picado, al final lo que ocurre es que se perdió la confianza", ha dicho.

ACTUACIONES PARA BAJAR EL PRECIO DE LA ACCIÓN"

Ron ha dicho que, a su juicio, "no hubo una estrategia de comunicación" y que este mismo departamento "persistentemente advirtió" a Saracho "que la forma en que hacía declaraciones no era bueno para el banco".

En este sentido, ha asegurado que cree que determinadas actuaciones de la dirección del banco se realizaron con el fin de "bajar el precio de la acción" y "echar la culpa a los anteriores" gestores de la entidad, como la reexpresión de las cuentas, la forma en la que se comunicó un exceso de provisiones o la salida del consejero delegado, tras una filtración ese mismo día de la que ha acusado directamente a Saracho.

Asimismo, ha lamentado que llegara a comentar en conversaciones 'off the record' con periodistas en abril, dos meses antes de la resolución del banco, "que la acción podía llegar a cero".

RELACIÓN CON JP MORGAN

Saracho también ha criticado que la contratación de JP Morgan por parte de su sucesor, que venía de ser vicepresidente mundial de esta entidad, pues cree que esto suponía un "claro conflicto de intereses". "Yo jamás habría contratado esa firma", ha dicho.

Además, ha dicho que Saracho trató de que este banco le autorizara para poder cobrar un bono de jubilación que únicamente podría percibir si en ese momento trabajaba para ellos, algo que consiguió, ironizando que JP Morgan era una "conocidísima ONG".

Ron también ha lamentado que su sucesor abandonara el proyecto Sunrise, con el que buscaba eliminar parte de su cartera inmobiliaria "porque eso tenía riesgos personales". "¿Saben quién dijo que quería financiarlo? JP Morgan, el banco del que venía mi sucesor", se ha respondido.

LA "BATALLA DE PODER" CON DEL VALLE

Durante su intervención, Ron ha explicado su salida como el resultado de una "batalla de poder" con el accionista mejicano Antonio del Valle que, ha criticado, se hizo a costa de "poner en riesgo a la institución".

Ron ha acusado a este accionista de querer hacerse con el banco "a un precio muy bajo" y, para ello, cree que inició "una campaña de descrédito personal" que acabó perjudicando a la entidad y a su valor en los mercados, hasta el punto que ha asegurado que se retiró voluntariamente de la presidencia del banco.

"Precisamente, animé a los consejeros a que apoyaran a los que, desde dentro, estaban sembrando el mercado de noticias negativas, pretendiendo y consiguiendo una caída de la acción que, visto lo que pasó después, tiene el carácter que tiene", ha dicho.

Contador