Fidalgo, el sindicalista de los dos metros, dice adiós a un tercer mandato

 

Fidalgo, el sindicalista de los dos metros, dice adiós a un tercer mandato

Actualizado 20/12/2008 0:04:35 CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

José María Fidalgo, hasta ahora secretario general de CC.OO., se despidió esta noche de la posibilidad de dirigir cuatro años más el sindicato, al haberse inclinado la balanza, por un puñado de votos, por la candidatura alternativa abanderada por Ignacio Fernández Toxo, que desde hoy se ha convertido en el cuarto secretario general de la historia de la confederación.

Fidalgo, el sindicalista de los dos metros de altura, nació en León en 1948 y su primer contacto con el movimiento sindical data de 1974 y le viene de su profesión: nada menos que médico especialista en cirugía ortópedica y traumatología.

Desde el madrileño Hospital de La Paz, donde trabajó como médico adjunto de traumatología, Fidalgo participó activamente en el movimiento de los Médicos Internos y Residentes (MIR), siendo despedido en 1975 por su actividad sindical. Fue readmitido un año después como consecuencia de la amnistía laboral.

Su llegada a CC.OO. se produjo en 1977. Desde 1981 a 1987 fue secretario general de la Federación de Sanidad del sindicato, cargo que abandonó por la Secretaría Confederal de Política Institucional, puesto para el que fue reelegido en 1991 y en 1996.

Como responsable de las políticas institucionales de CC.OO., Fidalgo participó en la mayoría de los procesos de negociación y movilización del sindicato, destacando los acuerdos por los que aumentan las pensiones asistenciales y de ayuda familiar, alcanzados en 1990, dos años después de la huelga del 14-D.

En el 96 dejó su huella en uno de los pactos más importantes para el sistema de pensiones, el Acuerdo para la Consolidación y Racionalización de la Seguridad Social, que mejoró las prestaciones más bajas.

En abril del año 2000, fue elegido por el entonces secretario general de CC.OO., Antonio Gutiérrez, para sucederle en el cargo.

Con el apoyo de Gutiérrez, Fidalgo logró que los delegados del VII Congreso le dieran el 'sí quiero', entre ellos el que ha sido su rival en este Congreso, Ignacio Fernández Toxo, que estaba muy bien situado en la carrera por la Secretaría General y que decidió retirar su candidatura para no provocar daños internos al sindicato.

De 2000 a 2004, Fidalgo, ya como líder de CC.OO., alcanza acuerdos importantes con el Gobierno, la patronal y UGT en materia de prevención de riesgos, y con la CEOE y el Gobierno en materia de protección social, acuerdo éste último que UGT se negó a firmar y que supuso una especie de 'impasse' en la unidad de acción con el sindicato de Cándido Méndez.

Sin embargo, los dos sindicatos aunaron sus fuerzas para luchar contra lo que bautizaron como el 'decretazo', norma impuesta por el Gobierno del PP que recortaba derechos a los trabajadores. Aquello provocó una huelga general el 20 de junio de 2002 y el Ejecutivo de José María Aznar rectificó, cambiando incluso de ministro de Trabajo: Juan Carlos Aparicio, actual alcalde de Burgos, fue relevado por Eduardo Zaplana.

DIVISIONES INTERNAS.

A principios de 2002, CC.OO. sufre una crisis interna cuyas consecuencias aún son visibles. Rodolfo Benito, entonces secretario de Organización y Comunicación de CC.OO., cuestiona el desarrollo del diálogo social y cerca de un mes más tarde es cesado de sus cargos. El episodio se salda además con tres dimisiones en el seno de la Comisión Ejecutiva. Se configuraron así tres corrientes dentro del sindicato: la de Fidalgo o mayoritaria, la de Rodolfo Benito, y la del sector crítico.

En abril de 2004, durante la celebración del VIII Congreso Confederal, Fidalgo es reelegido secretario general de CC.OO., aunque sus apoyos se reducen desde el 71,7% logrado en 2000 al 59% cuatro años después. A aquel Congreso también se presentó para la Secretaría General el líder de los críticos, Agustín Moreno, que rozó el 30% de los votos de los delegados.

Sabiendo que de ser reelegido sería su último mandato -en CC.OO. el límite de mandatos está en tres-, Fidalgo anunció el pasado 24 de septiembre su intención de volver a optar a la Secretaría General de CC.OO. en el IX Congreso. Entonces, era el único candidato, pero poco más de un mes después, el 'número dos' de la central y responsable de Acción Sindical, Ignacio Fernández Toxo, anunció que le disputaría el cargo, contando entre sus apoyos con los de Rodolfo Benito y los del sector crítico.

Ahora que las urnas 'han hablado', Fidalgo se despide de la dirección de CC.OO., aunque con la posibilidad de permanecer en la Comisión Ejecutiva del sindicato si así lo desea.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies