El Gobierno aplicará los cambios en la 'enmienda Telefónica' con efecto desde el 1 de enero

 

El Gobierno aplicará los cambios en la 'enmienda Telefónica' con efecto desde el 1 de enero

Actualizado 15/03/2013 21:02:47 CET

((Esta noticia sustituye a la anterior sobre el mismo tema))

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Los cambios introducidos por el Gobierno en la llamada 'enmienda Telefónica' tendrán efecto con carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año, con lo que empresas con ERE en vigor podrían tener que aportar al Tesoro el pago por desempleo y parte de las cotizaciones de trabajadores de 50 años o más afectados por los despidos colectivos en marcha.

Así aparecerá en el Real Decreto-Ley de Medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, que se incluirá en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de mañana, según indicaron a Europa Press en fuentes del Gobierno.

Hasta este viernes, la denominada 'enmienda Telefónica' determinaba que las empresas de más de 100 trabajadores que presentaran un despido colectivo que afectara a trabajadores de 50 años o más, habiendo tenido beneficios en los ejercicios anteriores, tendrían que hacerse cargo de estas aportaciones.

El objetivo de la enmienda, que se incluyó por primera vez en la última reforma de las pensiones, era disuadir a las empresas de cierto tamaño de inclinar la balanza de los despidos hacia los trabajadores de mayor edad, haciendo recaer el peso de este gasto en la Administración.

Fuentes del Ministerio de Empleo han señalado que hasta la fecha no se ha liquidado cuántas empresas se han visto afectadas por esta enmienda, si bien en el decreto de este viernes se han introducido nuevos cambios.

Así, a partir de ahora, además de las empresas que hayan obtenido beneficios en los dos ejercicios anteriores al despido colectivo, quedarán incluidas en esta medida aquellas que obtengan beneficios en al menos dos ejercicios económicos consecutivos dentro del periodo comprendido entre el ejercicio económico anterior al despido colectivo y los cuatro ejercicios económicos posteriores a esa fecha.

Ahora bien, el decreto establece que ahora las aportaciones deberán realizarse exclusivamente cuando exista discriminación por razón de la edad en los despidos, es decir, en la medida en que el porcentaje de trabajadores de más de 50 años incluidos en el despido colectivo sea superior al peso de ese colectivo en la plantilla de la empresa.

Al aplicarse estos cambios con efecto desde el pasado 1 de enero, cuando entró en vigor de forma efectiva la reforma de las pensiones, las aportaciones al Tesoro podrían afectar a expedientes colectivos que están en marcha en grandes empresas españolas.

En el caso de la nacionalizada Bankia, la entidad prevé beneficios ya en 2013 y que alcance los 1.200 millones de euros en 2015, si bien aún se desconocen las edades de los afectados por el ERE, puesto que aún no se ha presentado en los registros del Ministerio de Empleo.

Es el mismo caso que el de Iberia, donde el ERE aún está por concretar, y está en el aire cómo se distribuirán por edades los 3.141 despidos acordados y cómo evolucionarán las cuentas de la compañía en los próximos años.

Ahora bien, en ambos casos será clave de cara a la aplicación de la enmienda el ver si los despidos recaen sobre todo en el personal de 50 años o más, en cuyo caso se tendría que realizar esa aportación al Tesoro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies