El 26% de las trabajadoras, expuestas a sufrir enfermedades psicosociales por problemas para conciliar

Actualizado 24/10/2007 18:48:50 CET

BARCELONA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 26,32% de las mujeres trabajadoras en España están expuestas a sufrir enfermedades psicosociales derivadas de las dificultades que genera su obligación de conciliar la vida laboral con la familiar, frente al 5,12% de los hombres, según explicó el director del Centro de Referencia de Organización del Trabajo del instituto Istas (Instituto Sindical de Ambiente de Trabajo y Salud), Salvador Moncada.

Estos resultados, que también se dan en Europa aunque en menor medida, son la muestra de que los hombres "son capaces de desconectar del ámbito familiar y refugiarse en el trabajo, mientras que las mujeres sufren mayor estrés por querer estar en los dos lados a la vez", coincidió el ponente director del Instituto Nacional de Salud Laboral de Dinamarca, Tage Kristensen, en el marco de una jornada sobre riesgos psicosociales en el trabajo celebrada en Barcelona.

Kristensen lamentó que muchas mujeres --independientemente de cuál sea su función-- tienen la impresión de que "se van del trabajo demasiado pronto para llegar a casa demasiado tarde", lo que dobla el riesgo de éstas a sufrir estrés y "multiplica por cuatro los peligros de padecer alguna enfermedad cardiovascular", según el experto danés.

Además de las dificultades de conciliación, los empleados españoles se encuentran sometidos a mayores riesgos psicosociales que la media europea debido a la baja influencia de los trabajadores en su función, el poco sentido que encuentran a sus tareas o las escasas posibilidades de desarrollar sus habilidades.

En este caso, Moncada volvió a denunciar "las grandes diferencias que se aprecian por sexos" e insistió en la necesidad de rebatir el "discurso tradicional" que apunta a que las mayores diferencias se encuentran en la alta jerarquía empresarial (mandos directivos, trabajadores superiores técnicos, etc).

"Las desigualdades más grandes se observan entre el colectivo de trabajadores de ejecución no cualificados", afirmó, y añadió que los factores de desigualdad "van unidos muchas veces a la clase social y empeoran aún más cuando se añaden factores como el sexo o el origen del trabajador".

Mientras que la incidencia de los aspectos mencionados aumenta a medida que se desciende en la escala profesional, el director del Centro de Istas manifestó que otros factores como "las exigencias psicológicas" experimentan la tendencia inversa, afectando en mayor medida a los cargos directivos y de responsabilidad.

LUCHAR CONTRA EL 'TAYLORISMO'.

Ante estos resultados, Moncada exigió la necesidad de incorporar a nivel español los riesgos psicosociales en la elaboración de un plan preventivo. "La Administración debe creer en el origen de estos riesgos reales, legislar y ejercer sus instrumentos coercitivos para reducir su impacto en los trabajadores", señaló.

Asimismo, abogó por un cambio en la organización del trabajo en España que abandone las "formas autoritarias que lleva implícito el modelo de producción en cadena y que es claramente nocivo para la salud".

Según el director del Centro de Organización del Trabajo de Istas, los trabajadores de las cadenas de montaje (propias del taylorismo) "tienen mayor riesgo de mortalidad a causa de afecciones cardíacas", según se desprende de estudios médicos elaborados por clínicas de prestigio internacional.

Para Moncada, el nuevo modelo de trabajo debe tender (tal y como ya han empezado a hacer los países escandinavos o el Reino Unido) hacia un sistema de organización de la producción "más democrático", que implique la participación directa del trabajador.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies