El Banco de España constata un 'efecto desánimo' entre los parados, aunque todavía "no muy acusado"

Actualizado 04/12/2009 13:00:44 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España destaca en su boletín económico de noviembre que a lo largo de este año se han incrementado los flujos de salida hacia la inactividad como consecuencia del aumento del paro, situación que, a su juicio, podría asociarse a un "efecto desánimo" sobre los desempleados, que están dejando de buscar activamente un empleo "dadas las malas condiciones del mercado laboral".

La institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez explica que, por primera vez, en los tres primeros trimestres de 2009 los flujos de salida hacia la inactividad han superado a los de entrada, invirtiéndose así la tendencia existente en el periodo 2005-2008, cuando las entradas de activos eran superiores a las salidas, algo lógico en un periodo de fuerte crecimiento de la oferta laboral como lo fueron esos años.

El Banco de España señala que el repunte de las salidas de la actividad tiene su origen "esencialmente" en las personas que se encuentran en situación de desempleo y precisa que el 'efecto desánimo' que podría estar asociado a este fenómeno es aún "muy reciente" y todavía "no muy acusado", pues la tasa de salida hacia la inactividad se está incrementando "desde niveles relativamente reducidos".

El instituto emisor subraya en su boletín que uno de los datos más reseñables de la evolución reciente del mercado laboral es la "intensidad" con la que la población activa se está desacelerando a lo largo de este año después del dinamismo que ha mantenido en la última década.

El Banco de España atribuye la desaceleración de la población activa tanto a la moderación en el crecimiento de la población, vinculado a su vez a la menor entrada de inmigrantes, como al descenso de la tasa de actividad que, por primera vez en el periodo que se ha vivido de ajuste de empleo, mostró una caída interanual del 0,1% en el tercer trimestre de 2009.

De hecho, según esta institución, la evolución de la tasa de actividad explica casi el 60% del menor crecimiento de la población activa en los tres primeros trimestres de 2009 respecto al promedio de 2008.

LA POBLACIÓN ACTIVA SEGUIRÁ RALENTIZÁNDOSE.

El dinamismo mostrado por la tasa de actividad a lo largo del año pasado se debió al colectivo inmigrante y a las mujeres españolas, mientras que los hombres mantuvieron estable su tasa de participación en el promedio del ejercicio, aunque con un perfil trimestral "de progresiva desaceleración" asociado, principalmente, a la caída de la participación de los menores de 25 años.

Según el Banco de España, esta ralentización se ha agudizado este año puesto que los descensos se han generalizado para los distintos grupos de edad del colectivo masculino. Al mismo tiempo, añade, este año se ha comenzado a observar una desaceleración de la tasa de actividad de las mujeres españolas y de los inmigrantes, concentrada en las cohortes más jóvenes.

Pese a todo, el Banco de España destaca que la tasa de actividad femenina mantiene aún incrementos relativamente elevados gracias al comportamiento de los grupos con edades intermedias.

De cara al futuro, la institución que gobierna Fernández Ordóñez prevé que la población activa prolongue su proceso de ralentización en la medida en que los flujos de inmigrantes se mantendrán reducidos y las decisiones de participación en el mercado laboral seguirán afectadas, "al menos en los trimestres más próximos, por las adversas condiciones del mercado laboral".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies