CC.OO. muestra su preocupación ante el debate abierto por Bruselas para modernizar el derecho laboral

Actualizado 05/01/2007 12:58:39 CET

Se opone a que este planteamiento se traduzca en una modificación del despido y en una revisión de las diversas modalidades de contratación

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

CC.OO. ha enviado a la Confederación Europea de Sindicatos (CES) un escrito en el que expresa su preocupación por algunas de las cuestiones incluidas en el Libro Verde sobre la modernización del derecho laboral que ha presentado la Comisión Europea.

La finalidad de este Libro es plantear un debate público en la UE sobre cómo modernizar el derecho laboral, entendiendo que dicha modernización resulta "imprescindible" para conseguir una mayor adaptabilidad de los trabajadores y las empresas.

Tras la presentación del Libro Verde se ha abierto una consulta pública que durará cuatro meses, cuyas conclusiones se difundirán en junio de 2007 por parte de la Comisión. Ante este debate, la CES ha empezado a recabar la opinión de todos los sindicatos afiliados.

CC.OO. ya ha hecho llegar a la CES sus consideraciones en torno al Libro Verde. Al sindicato le preocupa que, tras la idea de 'modernizar el derecho laboral', se quiera "ocultar el fracaso" en la aplicación de la Estrategia de Lisboa y trasladar dicho fracaso a los gobiernos europeos, a la regulación laboral y a los derechos de los trabajadores.

La Comisión enmarca el debate sobre el Libro Verde en el concepto de 'flexiseguridad', es decir, cómo conseguir mayor flexibilidad en la regulación laboral, manteniendo la seguridad de los trabajadores, no en el puesto de trabajo, sino en el empleo.

Para la organización que lidera José María Fidalgo, esta discusión sobre la 'flexiseguridad' es la misma que se ha desarrollado en España en los últimos años en torno al mercado laboral.

Así, el sindicato subraya que cuando los gobiernos y las organizaciones empresariales hablan de flexibilidad "todo se circunscribe al objetivo de modernizar el derecho del trabajo en la parte que afecta a los contratos indefinidos, es decir, al despido". En este sentido, considera que "no hay inocencia" en el planteamiento del Libro Verde.

LISBOA, UN OBJETIVO "ALCANZABLE".

CC.OO. asegura que el ejemplo español demuestra que los problemas del mercado de trabajo no proceden de la regulación laboral, ni del crecimiento económico, sino del modelo de crecimiento que se ha instaurado en el país.

De esta forma, explica que España, aunque es el país europeo donde más ha crecido la economía y la ocupación y que más ha reducido el paro, no consigue incrementar su productividad debido a que el crecimiento se concentra en actividades y empleos poco productivos y menos intensivos en capital tecnológico y en conocimiento.

En cuanto a las consideraciones que realiza el Libro Verde sobre la diversidad contractual, CC.OO. insiste en que las organizaciones sindicales no se oponen a la existencia de diversos tipos de contrato, pero critica que ahora se presenta esta situación como un problema de segmentación laboral en el mercado de trabajo.

"Cuando las organizaciones sindicales en Europa hemos aceptado0 que las relaciones contractuales no pueden ser homogéneas en todos los sectores ni en todas las empresas y actividades, ahora se nos dice que hay problema porque los trabajadores no son iguales. Y para solucionar esta segmentación se propone revisar los contratos clásicos, es decir, igualar por abajo haciendo que los elementos de seguridad de los contratos indefinidos se debilitan o desaparezcan", argumentó.

Para el sindicato, el debate abierto con el Libro Verde debe aprovecharse para reivindicar, desde la CES, un derecho laboral europeo armonizado, que integre todos los nuevos elementos que conforman las relaciones laborales, y una negociación colectiva de ámbito europeo.

CC.OO. considera además que los objetivos de Lisboa serán "alcanzables" si hay un crecimiento económico sostenido que asegure la creación de empleo, y si ese crecimiento se realiza el base al objetivo de competitividad y desarrollo de la sociedad del conocimiento.