CC.OO. y UGT de Madrid dan "casi" por segura la huelga general contra la reforma

José Ricardo Martínez (UGT) y Javier López (CCOO)
EUROPA PRESS
Actualizado 29/02/2012 15:51:34 CET

Las federaciones en Madrid esperarán a la decisión de las direcciones confederales de las centrales sindicales

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos CC.OO. y UGT decidirán antes del día 11 de marzo la convocatoria de una "casi segura" huelga general contra la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, según han anunciado este miércoles los secretarios generales de CC.OO. y UGT en Madrid, Javier López y José Ricardo Martínez respectivamente.

En este sentido, han señalado que las centrales sindicales de la región esperarán a la decisión que tome la dirección confederal de las centrales respecto a la convocatoria de la huelga, aunque por el momento sí que se ha programado un calendario de movilizaciones para los próximos días.

Además de la concentración convocada para las 19.00 horas de este miércoles en la Puerta del Sol en el marco de una jornada de acciones a nivel europeo "por el empleo y las justicia social", los sindicatos también saldrán a la calle el próximo domingo 11 de marzo en una manifestación que, esperan, tenga la misma respuesta de la ciudadanía que la del día 19 de febrero.

"Ése será el último toque de aviso", ha dicho Javier López. "19 de febrero, 29 de febrero, 11 de marzo: sota, caballo, rey, y a partir de ahí jugaremos el as. Y serán nuestras direcciones confederales las que dirán en qué momento se pone encima de la mesa", ha aseverado.

ESTIMACIONES "BASTANTE ACERTADAS".

Respecto a la posible fecha de convocatoria, los máximos responsables sindicales en Madrid no han querido pronunciarse, remitiéndose a la decisión de las direcciones confederales, aunque han apuntado a que las estimaciones de los medios, que en las últimas horas apuntaban al 29 de marzo --en consonancia con huelgas convocadas por otros sindicatos en algunas regiones del país-- "están bastante acertadas".

En todo caso, será cuando, según han dicho, crean que es "el momento en el que se puede producir la máxima unidad de todo el mundo en el rechazo de esta reforma laboral impuesta y a los recortes sociales que se están produciendo". En el caso de que se convoque la huelga, han anunciado la continuidad de las movilizaciones para pedir la retirada del decreto.

"Si no cambian, que espero que cambien, los contenidos del decreto con la celebración de esta huelga general, habrá más movilizaciones, más manifestaciones y más huelgas", ha aseverado Martínez. "Hasta aquí hemos llegado", ha manifestado, para asegurar que las movilizaciones irán "'in crescendo'".

Hasta la manifestación del día 11 se han programado asambleas, reuniones y convocatorias informativas para "organizar a la sociedad en el apoyo a la lucha ciudadana y de los trabajadores contra los recortes y la reforma laboral". "Tampoco hay que explicarla mucho", han coincidido tanto Martínez como López.

MANIFESTACIÓN EL 11-M

Entre las movilizaciones previas a la manifestación, se celebrará el 8 de marzo el Día de la Mujer Trabajadora, con un enfoque hacia la protesta. Tres días después, se desarrollará la marcha el domingo 11 de marzo, en lo que, según ha asegurado José Ricardo Martínez, será también un "gran homenaje y gran recuerdo" a las víctimas de los atentados del 11-M. "Podríamos incluso decir que ha sido una propuesta de las organizaciones sindicales madrileñas", ha apostillado.

El secretario general de UGT en Madrid ha abogado por la modificación de la reforma en su paso por el Parlamento, y ha instado a los grupos de la oposición a "que dejen solo al PP para que sea consciente de su soledad social y política".

Por su parte, López ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que busquen "otras vías alternativas". "Porque las hay, y si no se ponen en marcha, este país está condenado a la movilización y al conflicto cada vez más insostenible", ha manifestado. Como ejemplo, ha manifestado que la supresión de las subvenciones a la Iglesia Católica y la reducción "a la mitad" del fraude fiscal en España supondría unos 54.000 millones de euros para las arcas del Estado.

UN ESTALLIDO SOCIAL, "INEVITABLE".

Por otro lado, ha descartado que la población no esté dispuesta a secundar de forma mayoritaria las movilizaciones. "No es que estemos aletargados, es que estamos acojonados", ha abundado, para considerar a renglón seguido que "cada día es una nueva sorpresa de miedo y de recortes".

En este sentido, ha apuntado a que "el miedo no paraliza", sino que "acumula rabia", y ha encomendado al Gobierno "a decir 'no' a (la canciller alemana) Angela Merkel, y decirle 'sí' al pueblo español". "Porque si no, el pueblo español ha dado suficientes muestras de que el estallido social es inevitable", ha proseguido, y ha advertido de que sin acuerdos, "la sociedad buscará otras vías de expresión de malestar, y probablemente incontrolables y más descontrolados".

"O hay una salida negociada, o la imposición y el machaque acabarán buscando cauces de expresión donde menos y cuando menos lo esperemos. Y entonces querrán sacar policías a la calle. Y no es un problema de policías", ha aseverado.