Expertos del IESE cargan contra la reforma de las pensiones por conservar un sistema rígido y opaco

Actualizado 07/02/2011 19:43:05 CET

BARCELONA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Economistas del IESE han cargado contra la recién aprobada reforma del sistema de pensiones en España porque creen que sólo retrasa o compra diez años más de plazo para acometer las reformas que serán clave para apuntalar su futura sostenibilidad y conserva un sistema mal diseñado, rígido, opaco y perverso.

En un encuentro con medios este lunes, el economista y profesor del IESE, Javier Díaz-Giménez, ha utilizado estos calificativos para describir el sistema en vigor, y ha lamentado que los cambios acordados por el ejecutivo de Rodríguez Zapatero no servirán para resolver los problemas de fondo, ya que solo se modifican algunos parámetros.

"No creo en una reforma gradual del sistema de pensiones", ha declarado, tras dejar claro que es partidario de un sistema público, aunque no como está diseñado.

En su opinión, las pensiones españolas no son sostenibles desde el punto de vista demográfico, debido a la caída de la natalidad y la esperanza de vida, y son poco contributivas, puesto que no tiene en cuenta todos los euros cotizados durante la vida laboral para calcularlas.

Hasta ahora, solo se consideraba lo cotizado durante los 15 años previos a la jubilación para decidir qué porcentaje de la base se iba a transformar en pensión.

Según este economista, la nueva reforma no cambia nada y sigue permitiendo que dos españoles que hayan cotizado lo mismo durante su vida laboral no acaben percibiendo lo mismo.

Díaz-Giménez se ha mostrado muy crítico con la actual fórmula, que también considera arbitraria, porque se tiene en cuenta el número de años cotizados, pero no las cantidades aportadas, por lo que se incentiva cotizar durante años lo mínimo para aumentar las cotizaciones al final de la vida laboral.

El modelo a seguir es, según él, el de Suecia --"sería exportable a España mañana mismo"-- porque además contempla una jubilación flexible a partir de una edad mínima (61) y facilita más la parcial o jubilarse y volver al mercado si fuera necesario.

"La reforma que se ha hecho es una reforma de relaciones públicas", ha recordado, tras insistir en que habrá que aplicar de nuevas porque lo hecho hasta ahora es insuficiente y lamentar que un ciudadano hoy en día no tenga ni idea de la pensión pública que va a percibir cuando se jubile.

El también profesor del IESE Alfredo Pastor ha coincidido con este diagnóstico y ha corroborado que, tal y cómo está planteada, la actual reforma del sistema de pensiones no va a funcionar.

"GOBIERNOS DE ESPAÑA"

También se ha puesto sobre la mesa la cuestión de la descentralización y la convivencia de los gobiernos autonómicos, después de que haya voces que han situado en el punto de mira a las CCAA como culpables del déficit.

Ante esta realidad, el profesor Díaz-Giménez se ha declarado un convencido de la descentralización, aunque ha criticado las duplicidades que arrastra el actual modelo --entre Estado y autonomías-- y ha cargado contra sus ineficiencias, sean de Gobierno o de Ayuntamientos.

En este sentido, ha lamentado que los distintos "Gobiernos de España", en alusión a las diferentes administraciones que conviven, defiendan sus intereses y frenen o veten cambios o reformas de calado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies