Fidalgo y Méndez dicen que "ni hablar" al recorte del despido y Díaz Ferrán quiere hablar "de todo"

Actualizado 13/10/2008 14:18:59 CET

Están de acuerdo en renovar el pacto de convenios y el presidente de la CEOE dice que las negociaciones podrían empezar la próxima semana

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, no quieren oír hablar del abaratamiento del despido y menos en plena crisis económica, porque consideran que no es el momento ni sería la solución a ninguno de los problemas que tiene la economía española.

Así de claro lo dejaron hoy durante su participación en los 'Desayunos Informativos de Europa Press', a los que asistió como invitado el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que en las últimas semanas ha insistido en la necesidad de recortar el coste del despido para ayudar a las empresas a crear empleo.

Fidalgo y Méndez insistieron en que éste no es un tema que "toque" discutir en el diálogo social, pero Díaz Ferrán no quiere que haya cuestiones tabú sobre la mesa. El líder de la patronal pidió el uso de la palabra durante la celebración de este acto informativo para hacer algunos comentarios al respecto, pero "sin querer polemizar".

Tras agradecer la "moderación" de los discursos de sus "buenos amigos" Fidalgo y Méndez, Díaz Ferrán manifestó que la obligación de su organización es poner sobre la mesa todas aquellas cuestiones que pueden ayudar al empleo y a las empresas y, aunque no mencionó el coste del despido, subrayó que la CEOE "no va a decir que no" a discutir cualquier materia. Eso sí, garantizó que los empresarios no se levantarán de la mesa hasta que haya acuerdos.

Díaz Ferrán destacó el importante valor que tiene para la CEOE el diálogo social, en el que aseguró creer "firmemente", y avanzó la disposición de la CEOE a pactar, para 2009, un nuevo Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC) con las organizaciones sindicales, necesidad que ya habían destacado previamente Fidalgo y Méndez en sus intervenciones. Para dar comienzo a la negociación del ANC-2009, el presidente de los empresarios dijo que se buscaría una fecha de la próxima semana.

NO AL ABARATAMIENTO DEL DESPIDO, SÍ A LA ENERGÍA NUCLEAR.

En concreto, al ser preguntado por el coste del despido, el secretario general de CC.OO. se negó a negociar con el presidente de la CEOE "a través de los periódicos" y recordó que en 1997, cuando se creó el contrato de fomento del empleo estable --cuya indemnización por despido es menor que la de los contratos indefinidos ordinarios-- España estaba saliendo de una crisis económica.

"Hay que pensar en quitar barreras cuando la gente sale. Pero, en este momento, lo que nos faltaba es añadir otro motivo de inseguridad, diciendo que ahora que hay 1.000 despidos al día, vamos a aligerar. Ni hablar, no en este momento y eso lo sabe Gerardo", afirmó Fidalgo, que se opuso también a tocar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social para fines distintos a los que fue creado.

Para el dirigente de CC.OO., todo lo que se ponga sobre la mesa del diálogo social tiene que ser "contrastado" y tener objetivos generales "congruentes y razonables". "Yo no voy a defender que le suban los impuestos a las empresas para financiar el desempleo. Porque si bajan, dejan al descubierto a las autonomías, a los ayuntamientos y a la mayor parte de los servicios públicos. Cada cosa cuando toca", añadió.

Su homólogo de UGT, Cándido Méndez, consideró que hablar de la rebaja del despido es "descentrar" el debate, porque los problemas de la economía española son otros, como la excesiva dependencia del consumo de las familias y de la actividad de la construcción, y la "gran dependencia" energética que tiene España.

Por ello, Méndez abogó por que el diálogo social se centre en tomar medidas que impulsen el cambio del modelo económico y en debatir sobre las fuentes energéticas. De hecho, tanto él como Fidalgo se mostraron partidarios de no prescindir de la energía nuclear.

"No se trata de sacar pecho y que unos se digan antinucleares y otros pronucleares, sino de decirle a la sociedad española la verdad, que no podemos prescindir de la energía nuclear y explicar sus ventajas e inconvenientes", resaltó el dirigente de UGT.

PAZ SOCIAL.

Durante su intervención, Fidalgo advirtió de que el diálogo social no servirá para nada si las administraciones públicas "no se ponen en fila" y luchan por los mismos objetivos. "La concertación tiene que empezar por las propias administraciones", indicó el líder de CC.OO.

Los dirigentes sindicales subrayaron que el conflicto debe evitarse y que eso sólo se consigue mediante un diálogo social en el que todos los implicados "se crean eso de los intereses generales", sin olvidar a los más débiles, a los que hay que mantener la protección.

"Sólo a través del diálogo social podemos hablar de paz social. La paz social es una buena oferta y sólo se consigue a través de la concertación", aseguró José María Fidalgo, que explicó que cuando le preguntan por qué ahora los sindicatos no se están movilizando y organizando huelgas él contesta que están donde tienen que estar, en las empresas, buscando las mejores condiciones laborales para los trabajadores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies