Gómez-Navarro sugiere que los empleados que falten al trabajo cobren menos

Actualizado 07/11/2008 12:49:00 CET

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Superior de las Cámaras de Comercio, Javier Gómez-Navarro, advirtió hoy de que el absentismo laboral es un "duro problema" para las empresas e insinuó que los trabajadores deberían cobrar menos si faltan al trabajo, como ocurre en otros países.

"Lo que pasaba históricamente es eso y lo que pasa en muchos países: el día que no trabajas cobras el 80% y cuando trabajas el 100%. El cobrar el 100% se negocia en los convenios, con lo cual a la gente ya la da igual trabajar o no, porque cobra lo mismo", afirmó.

Gómez-Navarro, en declaraciones a Telemadrid recogidas por Europa Press, señaló que los empresarios han estado infravalorando la cuestión del absentismo laboral y han cedido en este terreno para no perderlo en otros temas, como los salarios y la jornada laboral. Sin embargo, precisó, los empresarios son hoy más conscientes de que el absentismo es un problema, al igual que los sindicatos, al menos "a nivel de cúpula".

El presidente de la Cámaras subrayó que no plantea que las organizaciones sindicales tengan que denunciar casos de absentismo laboral, pero sí que no los defiendan. En este punto, avisó de que si los sindicatos no hacen algunos sacrificios y apoyan la supervivencia de las empresas, el ajuste que sufrirá el empleo será "fortísimo".

Gómez-Navarro subrayó además que tanto los trabajadores como los empresarios deben de tener claro que en la economía actual es "incompatible" la baja productividad con salarios altos. "Para tener salarios altos hay que tener alta productividad", añadió.

EL DESPIDO, DEMASIADO "CARO".

El dirigente de las Cámaras aseguró que el problema del despido en España es más de aplicación que de leyes, pues a pesar de existir tres supuestos de despido (improcedente, procedente y objetivo), la mayoría se consideran improcedentes y eso le sale "caro" al empresario.

"Si el empresario, por un capricho, despide a un trabajador, me parece bien que le pague 45 días por año trabajado. Si todas las condiciones se aplicasen tal y como están definidas, me parecerían razonables las cantidades de los despidos. Pero como el procedente es muy difícil de demostrar y los objetivos en muchas ocasiones no los aceptan los jueces, el problema es que la mayor parte de los despidos son improcedentes", dijo.

En su opinión, si el despido fuera mucho más barato y más sencillo, habría mucha más contratación fija. "Uno de los motivos por los que hay much contratación eventual es porque el empresario considera que, si va a despedir, al final le va a costar 45 días por año", apuntó.

Gómez-Navarro se mostró en contra de las prejubilaciones "muy anticipadas" en las empresas, asegurando que se trata de una política errónea y que con ello se pierde la experiencia y la inteligencia de trabajadores en plena madurez.

A su juicio, el problema es que contratar gente joven sale "más barato" y que, a la hora de negociar un expediente de regulación de empleo (ERE) con los sindicatos, es "menos lioso" plantearlo por algo objetivo, como la edad de los trabajadores, que hacerlo por cuestiones que pueden considerarse subjetivas, como por ejemplo, la productividad de la plantilla.

"Si dices que vas a prescindir de todas las personas que son peores, los sindicatos son muchos más conflictivos, que si planteas un ERE objetivo por edad. Lo otro es entrar en quien trabaja o no, quien lo juzga, etc.", explicó. En cualquier caso, subrayó que este tipo de prejubilaciones no deberían sufragarse con dinero público y menos si se trata de empresas que ganan mucho dinero.

NO A LA EXHIBICIÓN DE BENEFICIOS.

Gómez-Navarro se mostró contrario a dar ayudas a los empresarios y a "exhibir" beneficios empresariales en plena crisis y abogó por la puesta en marcha de un programa de impulso a la economía, incrementando el "gasto público-inversión" y no el gasto público corriente, para salir de la crisis cuanto antes.

Defendió además que el sistema de protección social se financie con el IVA y no con cotizaciones sociales, así como la urgencia de poner en marcha el plan ideado por el Gobierno para apoyar a la entidades financieras, pues las empresas, dijo, necesitan liquidez.

Además de la ausencia de liquidez de las empresas, el dirigente de las Cámaras indicó que otro problema "gravísimo" que hay es la falta de recursos de ayuntamientos y CC.AA., que está generando retrasos de pagos a las empresas y llevándose a muchas "por delante".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies