Trabajadores de la construcción cortan el tráfico en el centro de Vigo y queman varios contenedores

 

Trabajadores de la construcción cortan el tráfico en el centro de Vigo y queman varios contenedores

Actualizado 04/10/2007 17:23:22 CET

Los sindicatos afirman que, en caso de retomarse las negociaciones, se harán en paralelo a la huelga

VIGO, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un millar de trabajadores de la construcción de Pontevedra se concentraron desde el mediodía de hoy en la Puerta del Sol e iniciaron una marcha por las calles de Vigo hasta la Praza de España, en cuyo recorrido algunos de los huelguistas tiraron petardos, volcaron contenedores de basura y prendieron fuego a algunos de ellos.

Concretamente, el tráfico de la ciudad se vio interrumpido durante más de una hora, espacio de tiempo en el que un reducido grupo de manifestantes quemó unos cuatro colectores en la Porta dos Sol, las calles Urzáiz, Gran Vía y en las inmediaciones de la Praza de España. Estas acciones, por las que resultaron destrozadas las estructuras, requirieron la actuación de los bomberos. Asimismo, algunos huelguistas prendieron fuego a unos setos en la Avenida de Madrid, aunque ellos mismos lo pagaron de forma inmediata.

En el que constituye el tercer día de la huelga de la construcción en la provincia de Pontevedra, provocada por la ruptura de las negociaciones del convenio marco en el ámbito estatal, los representantes sindicales consideraron que hoy "terminó una primera etapa" de movilizaciones "totalmente satisfactoria", con la actividad "prácticamente paralizada" en la provincia.

Según afirmó el secretario xeral de CIG-Construcción, Xosé Xoán Melón, durante la asamblea celebrada en Praza de España, tras las primeras tres jornadas de protesta ya "hay un mensaje dado a la patronal", puesto que las reivindicaciones "no son una locura" de los sindicatos, sino que responden a "lo que el sector demandaba".

Así, animó a los trabajadores a que secunden las próximas convocatorias de paro del próximo martes y miércoles, días en los que "iremos subiendo el grado de las movilizaciones", anunció.

Por su parte, el secretario comarcal de la Construcción de UGT, José Antonio Álvarez, instó a los trabajadores a, durante las dos próximas jornadas de trabajo del mañana y el lunes, "trabajar las 8 horas, no 14 ni 16" y a reducir la intensidad de su actividad, con "menos ladrillo, menos cemento y menos de los que se pueda".

Finalmente, el representante de Construcción de CC.OO, demandó a los obreros que aprovechen los próximos dos días de actividad para animar al resto de compañeros a unirse a las próximas reivindicaciones, para las que anunció una "nueva estrategia".

PATRONAL.

Por su parte, la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción (APEC) de Pontevedra cifró el seguimiento de la jornada de huelga en un 58% ,"constatándose una tendencia de descenso", puesto que ayer calculan un 60%. Así, de un total de 140 centros analizados hoy, 85 estuvieron inactivos.

Además, en cuanto a incidentes, la patronal denunció un caso de destrozos en una vivienda unifamiliar en el municipio de Mos, que acababa de ser entregada a sus propietarios y en la que permanecían tres obreros "rematando detalles". Según APEC, "a pesar de que los obreros abandonaron el trabajo", encargado a la empresa Coreima, "los piquetes entraron y causaron destrozos en cristales, varias ventanas y persianas del chalet".

MEDIACIÓN DE TRABALLO.

En cuanto al ofrecimiento de la Consellería de Traballo para mediar en el conflicto, tanto la patronal como los sindicatos se han mostrado favorables a dialogar. Sin embargo, los sindicatos afirman que, por ahora, "no han recibido" la comunicación "oficial" del departamento autonómico para mediar en el conflicto.

En todo caso, explicó que, en caso de que se produzca la llamada, acudirán a la convocatoria aunque también mantendrán en paralelo las negociaciones y movilizaciones, que están programadas para el martes y miércoles de la próxima semana. Además, en caso de no llegarse a un acuerdo, la huelga pasará a ser indefinida y continuada a partir del 16 de octubre.

Por su parte, el delegado provincial de Traballo, Pedro Borrajo, aseguró que la consellería está en "diálogo permanente" con las partes, con el objetivo de "explorar un espacio" que haga factible que se realice un convocatoria "en la que se resuelva el conflicto".

En todo caso, destacó que deberán ser las partes las que comuniquen que acceden a la mediación, puesto que la consellería "no puede interferir" en el conflicto. Así, aseguró que "en cuando se den las condiciones" se convocará el encuentro con la mediación de Traballo.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies