Decenas de miles de personas protestan en Valencia contra la política del Gobierno y piden una "rectificación"

 

Decenas de miles de personas protestan en Valencia contra la política del Gobierno y piden una "rectificación"

Actualizado 29/09/2010 23:00:14 CET

Los sindicatos calculan que alrededor de 150.000 personas se han manifestado en las tres capitales de provincia

VALENCIA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Decenas de miles de personas (90.000 según la organización) se han manifestado en la ciudad de Valencia para expresar su rechazo a las políticas de recortes sociales y a la supresión de los derechos de los trabajadores decretada por el Gobierno central tras una pancarta de varios metros en la que han exigido al Ejecutivo una "rectificación ya".

En Valencia, la multitudinaria marcha ha comenzado a andar sobre las 19.00 desde la plaza de San Agustín. Tras recorrer la calle San Vicente, los manifestantes han avanzado por la calle de la Paz, hasta la Porta del Mar para acabar en la calle Colón, a la altura de la Delegación de Gobierno, donde los sindicatos convocantes, Intersindical Valenciana, UGT PV y CCOO PV, han leído un manifiesto, en el que se muestran "defraudados" por el Ejecutivo español y europeo.

Asimismo, en las otras dos capitales de provincia de la Comunitat Valenciana las manifestaciones se han desarrollado sin incidentes. En Castellón, 20.000 personas según la organización, y 4.000 según Subdelegación de Gobierno, se han manifestado desde la Plaza de la Independencia.

En Alicante, la protesta la han secundado 40.000 personas, según la organización, entre 6.000 y 7.000 según la Policía Nacional, y alrededor de 10.000 según la Policía Local. La cabecera de la manifestación, que ha salido de la Escalinata Instituto San Jorge, ha llegado hasta el final del recorrido y aún quedaba gente al inicio.

En la protesta celebrada en Valencia, los manifestantes portaban pancartas con lemas como 'Si Bruselas quiere más, otra huelga general!. Zapatero, ¿con quién estás?' o 'Botín se enriquece, España se empobrece. No al saqueo!'. La marcha, acompañada con tambores, vuvuzelas y dolçainas, ha llegado sobre las 20.20 horas a la sede de Delegación de Gobierno, cuando a la misma hora, aún había gente al inicio del recorrido, según han confirmado fuentes sindicales.

Antes del inicio de la manifestación, los líderes sindicales han considerado el día de la huelga general como una jornada de "alegría y celebración". En concreto, el secretario general de UGT-PV, Conrado Hernández, ha valorado el "éxito de la huelga", que ha concluido con "una de las manifestaciones mayores" que se ha dado en la Comunitat, lo que quiere decir, en su opinión, que la ciudadanía ha emitido "un grito de libertad" para reivindicar que "otra política es posible".

Por su parte, el secretario general de CCOO-PV, Paco Molina, ha asegurado que la huelga es "la respuesta adecuada a unas políticas totalmente regresivas, ineficaces, desproporcionadas e injustas". Además, ha advertido de que la huelga "es un punto y seguido para los cantos de sirena que creen que a partir de mañana se volverá a la senda del diálogo".

"SUSPENDER LA REFORMA LABORAL"

El secretario general de Intersindical Valenciana (IV), Vicente Mauri, ha señalado que, después del "éxito" de la huelga, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "debe tomar nota y rectificar su política social y económica suspendiendo la Reforma Laboral". Además, también ha dicho que es una "aviso" para que el PP se dé cuenta de que "el movimiento sindical no se quedará quieto ante sus propuestas".

En el manifiesto leído ante la Delegación de Gobierno de Valencia, los sindicatos afirman que "los brutales ajustes económicos que se están adoptando como terapias de choque para salir de la crisis económica son injustos socialmente, regresivos laboralmente y equivocados económicamente porque comprometen las posibilidades de crecimiento y de creación de empleo".

Los sindicatos critican el "giro radical" del Ejecutivo socialista en su política económica y social orientada, según el manifiesto, "a un severo recorte del gasto público" y "a una reducción de la inversión pública", cuyas principales "víctimas" serán los trabajadores.

"El Gobierno ha puesto el poder del Estado al servicio de quienes exigen flexibilidad en el mercado de trabajo", señala el documento, que considera que lo que se pretende conseguir es "la absoluta desregulación del mercado de trabajo o la aplicación de las políticas neoliberales que han fracasado en los mercados financieros y son las causa de esta crisis".

Las peticiones de los sindicatos se resumen en una política que reduzca el déficit público mediante el incremento de los ingresos y no mediante la reducción del gasto, la retirada de una reforma laboral "lesiva" que facilita el despido y empeora las condiciones de trabajo, una nueva política fiscal y la defensa de la negociación colectiva y del sistema público de pensiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies