Seis de cada diez autónomos rechazan asimilar la cotización a sus ingresos reales, según ATA

El presidente de ATA, Lorenzo Amor
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 12/07/2018 12:00:58CET

Un tercio de los autónomos prevé mejorar su negocio en el segundo semestre y uno de cada cuatro despedirá empleados

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 62,1% de los autónomos son contrarios a asimilar su base de cotización a sus ingresos reales al considerar que ello supondría un aumento de la cuota, mientras que el 22% se muestra a favor de esta medida y el 20,1% no expresa su opinión al respecto, según el barómetro de la organización de autónomos ATA, realizado a partir de casi 1.600 encuestas efectuadas entre el 15 y el 29 de junio.

La adaptación de la cotización de los autónomos a sus ingresos reales es una de las medidas ante las que se ha mostrado a favor la nueva ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. Sin embargo, la encuesta de ATA revela que al colectivo no le gusta esta iniciativa. Es más, cuando se les pregunta por una hipotética bajada de impuestos, un tercio de los autónomos aboga por rebajar cotizaciones y un 34% por reducir el IVA.

El porcentaje de rechazo a cotizar en función de ingresos reales ha aumentado desde el 59% del anterior barómetro, realizado el pasado mes de diciembre, hasta el 62,1%, aunque también ha aumentado ligeramente la proporción de autónomos favorable a esta medida (desde el 20,9% al 22%, el equivalente a unos 700.000 autónomos).

Unos 550.000 autónomos tienen ingresos inferiores al salario mínimo (SMI) y el 70% tiene rendimientos netos superiores a su base de cotización, según ha explicado en rueda de prensa el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

De los más de 3,2 millones de autónomos (incluyendo los societarios), el 64% cotiza por la base mínima. Entre los autónomos personas físicas, este porcentaje se eleva al 85%. ATA es partidaria de no obligar a los autónomos a cotizar por sus ingresos reales, ya que es un colectivo muy heterogéneo, cuyos ingresos no son fijos, y la obligatoriedad de esta medida podría tener efectos negativos fiscales y recaudatorios.

"APORTACIONES A TORO PASADO"

Para Amor, una opción viable sería la de que los autónomos con ingresos superiores a su base de cotización hicieran aportaciones a la Seguridad Social "a toro pasado", es decir, una vez conocidos los rendimientos netos declarados. En el caso de los autónomos con ingresos inferiores al SMI, la organización aboga por una tarifa plana de 50 euros de cotización.

Pero, además, Amor entiende que en esta materia falta concienciación e información al colectivo y aquí, ha apuntado, la Administración también tendría que "hacer un esfuerzo", ya que suelen dar de alta a los autónomos directamente con la base mínima, sin informarles de que existen otras opciones. De hecho, uno de cada cuatro autónomos desconoce que puede cotizar por otra base distinta a la mínima.

Del total de trabajadores que ha contestado a la encuesta de ATA, el 68% son personas físicas y el 32% son autónomos societarios, es decir, que se han constituido con alguna forma de sociedad jurídica. Dentro de los autónomos societarios, prácticamente siete de cada diez aumentaría su base de cotización si la cuota que paga a la Seguridad Social fuera un gasto deducible para la empresa y no para el autónomo.

"Si esto se implantara podría suponer más de 2.000 millones de euros anuales a la Seguridad Social. Nos parece una torpeza que no se haya puesto en marcha y no entendemos por qué las cotizaciones no se consideran un gasto de la sociedad, porque eso hace que muchos coticen por la base mínima", ha subrayado Amor.

BAJAN LAS EXPECTATIVAS DEL COLECTIVO

El 81,8% de los autónomos confía en que su negocio no empeore en la segunda mitad del año y de ellos, un tercio (el 33,5%) espera incluso que mejore. A pesar de que los datos son positivos, ATA constata que las expectativas de los autónomos han bajado de cara al segundo semestre, pues el porcentaje de trabajadores por cuenta propia que espera mejorar su negocio se ha reducido desde el 35,6% al 33,5% desde el anterior barómetro, realizado en diciembre.

Por su parte, el 48,3% de los autónomos piensa que su negocio marchará igual en la segunda mitad del año y sólo el 13,9% opina que la actividad de su negocio empeorará en lo que queda de ejercicio.

Algo más de la mitad de los trabajadores por cuenta propia, el 52,2%, tiene trabajadores a su cargo y de ellos seis de cada diez asegura que mantendrá su plantilla en los próximos seis meses, mientras que uno de cada cuatro (25,3%) prevé prescindir de algún empleado.

El porcentaje de autónomos que mantendrá el personal se ha reducido desde el 72,5% de diciembre de 2017 al 59,2% actual y el de aquellos que despedirán a algún trabajador ha subido desde el 19% al 25,3%. "Vemos algunos aspectos que nos llevan a señalar una caída del optimismo de los autónomos. Es una pequeña caída, no muy importante, pero se puede hablar de una pequeña reducción del optimismo", ha señalado Amor.

Contador