Sordo (CC.OO.) condiciona el acuerdo salarial a la subida del SMI y pide "meter mano" al contrato temporal

El secretario general de CC.OO., Unai Sordo, participa en una jornada
EUROPA PRESS
Publicado 15/12/2017 12:48:56CET

SANTANDER, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, ha condicionado la posibilidad de llegar a un acuerdo salarial con la patronal a que el mínimo interprofesional se incremente de forma "potente" y se acerque al 60 por ciento de la retribución media en España, es decir, hasta unos 860 euros distribuidos en catorce pagas.

Ése sería, precisamente, el "pistoletazo de salida" a la negociación colectiva de los salarios, tal y como ha indicado Sordo este viernes en Santander con motivo de su participación en el Foro Ser Cantabria, en el que también ha planteado que hay que "meter mano" a la elevada contratación temporal que persiste en nuestro país.

Durante su intervención, titulada 'Los retos del sindicalismo en el futuro' y seguida por varios miembros del Gobierno regional y representantes de los agentes económicos y sociales, el sindicalista ha advertido de que su formación reivindica un aumento salarial "importante".

Por eso, CC.OO. no va a avalar un acuerdo que contemple una subida "pírrica" del SMI (Salario Mínimo Interprofesional), sino que exige el compromiso de que éste se vaya acercando al promedio de las retribuciones en el conjunto nacional.

Así, desde este sindicato están "dispuestos a hablar de plazos", pero no de un incremento que "ni de lejos" se aproxime a la media salarial, tal y como ha insistido su secretario general, que cree que ese aumento puede servir a las subidas en los convenios colectivos.

Además de ser algo "necesario" y "de justicia", el repunte de los sueldos entra dentro de la "lógica" si se atiende a la recuperación económica, ha defendido.

Preguntado por la oferta de CEOE-Cepyme a los sindicatos en ese marco de negociación colectiva, con una propuesta salarial que mejoraría la realizada para 2017 -una subida de entre el 1,5% y el 2%, más un variable de medio punto ligado a la productividad-, Unai Sordo ha aclarado que no se trata de un planteamiento "oficial", sino de una "filtración" a los medios de comunicación.

En cualquier caso, ha insistido en las reivindicaciones y condiciones de CC.OO., que exige adecuar los salarios a la evolución de la inflación -los incrementos previstos son del 1,4% y 1,7%, respectivamente- y también a la productividad.

En su opinión, con premisas como éstas estaría "ganada la batalla" a la subida salarial, que se ha visto obstaculizada por medidas estructurales acordadas "al calor de la crisis", y que, a su juicio, no fueron de emergencia, por la coyuntura económica, sino que se adoptaron "para quedarse".

Dichas decisiones están teniendo "efectos demoledores" para subir los salarios a la par que están "lastrando" también las posibilidades de mejorar los sueldos y otras condiciones de trabajo.

METER MANO AL EMPLEO TEMPORAL

Por eso, desde este sindicato insisten en revertir elementos "estructurales" y "sustanciales" de la última reforma laboral -o incluso derogarla-, e instan al Gobierno a "dejarse de silogismos baratos", ya que "la reforma laboral no crea empleo", como defienden desde el Ejecutivo.

En este punto, Sordo ha admitido que en Comisiones Obreras no aspiran a la anterior reforma, la que acometió el PSOE en 2009, ya que no están "satisfechos" con la situación de entonces y el modelo que había, toda vez que el país "iba como un tiro" pero el 30% de los contratos eran temporales.

Ahora, dicho porcentaje estaría en el 27%, debido a que el empleo en la construcción -muy marcado por la temporalidad- no está en los mismos niveles de etapas anteriores. Así las cosas, España es el segundo país de la Unión Europea con un mayor número de contratos temporales, solo por detrás de Polonia.

Ante esto, Sordo pide "meter mano" a la contratación temporal, desincentivándola o poniendo trabas. También ha invitado a buscar fórmulas y alternativas para que cuando haya un problema económico, el despido sea "el último recurso".

RETOS SINDICALES

Finalmente, y al hilo del título de su intervención, Unai Sordo ha apuntado que los retos futuros del sindicalismo incluyen la reorganización de estructuras y acción ante el nuevo paradigma económico, social y político.

Aboga así por la necesidad de adaptarse a los cambios, también en la organización y gestión de las empresas, con organizaciones más flexibles, ha dicho.

El líder de CCOO ha defendido la acción sindical, con presencia continua en los centros de trabajo, y basando principalmente su actividad "cotidiana y permanente" en las cuotas de los afiliados, aunque sigan percibiendo ayudas.

Para acabar, Unai Sordo ha asegurado que la unidad sindical en España "no corre peligro", sino que "es un valor consolidado".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies