Economía/Legal.- Los exconsejeros de Viajes Marsans niegan haber provocado la insolvencia de la compañía

Agencia de viajes Marsans
EP
Actualizado 04/03/2011 13:42:02 CET

Las defensas mantienen que la compañía estaba en su mejor momento cuando la abandonaron y que no participaron en las salidas de dinero

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los exconsejeros de Viajes Marsans han defendido que su actuación no provocó la insolvencia de la compañía y que cuando dimitieron de sus funciones en el consejo de administración de la empresa turística a finales de 2009, ésta se encontraba en su mejor momento.

Los abogados de los exconsejeros independientes de Marsans solicitaron a la juez Ana María Gallego que desestime la petición de embargo cautelar de los bienes de sus representados, durante una vista celebrada en el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, que tramita el concurso de acreedores de la compañía.

La solicitud de embargo afecta a Carlos de Borbón y Dos Sicilias, primo del Rey y consejero de Reyal, Urbis y Cepsa, que justificó su ausencia por motivos de salud. También afecta al antiguo vicepresidente de Banif Emilio Novela y al empresario José Félix de Rivera, que sí asistieron a la vista.

Asimismo, se pide la incautación de bienes a Ignacio Pascual --hijo de Gonzalo Pascual--, a Gerardo Díaz Santamaría --hijo de Gerardo Díaz Ferrán--, y la sociedad patrimonial del ex presidente de la CEOE, Inversiones Grudisan.

En primer lugar, el administrador concursal de Viajes Marsans Edorta Etxarandio ratificó la petición de embargo cautelar de bienes a los exconsejeros con la finalidad destinarlos a cubrir la deuda (424, 4 millones de euros) que tiene la compañía y ante la previsión de que sean declarados culpables de la situación de insolvencia.

Por su parte, los letrados de los exconsejeros coincidieron en argumentar que la firma de las cuentas anuales de la compañía en octubre de 2009, que reflejaban irregularidades contables, no generó ni provocó la insolvencia de Viajes Marsans y que la legislación española impone a los consejeros independientes de las compañías la obligación de firmar las cuentas anuales.

Además, los abogados de los exconsejeros alegaron que cuando abandonaron la empresa turística, entre uno y dos meses después de la firma de las cuentas, Viajes Marsans se encontraba en su "mejor momento", ya que contaba con 23.000 trabajadores, 59 millones de liquidez y con una oferta de compra por valor de más de 350 millones de euros.

RESPONSABLES POR NO CONTROLAR.

Etxarandio argumentó que los exconsejeros de Viajes Marsans "no siendo los autores materiales de la insolvencia, son responsables por la inexistencia de control", ya que firmaron unas cuentas anuales que reflejaban "un grado máximo de irregularidades".

En este sentido, el administrador concursal recordó que la auditora PwC ya advirtió en octubre de 2009 que las cuentas "no reflejaban la imagen fiel de la compañía". Entre las irregularidades, mencionó el traspaso de 221 millones de euros desde Viajes Marsans a la matriz Teinver en forma de préstamos, lo que calificó como una "monstruosa desaparición de liquidez como fábrica de dinero para otras empresas del grupo".

Al respecto, las defensas añadieron que por su condición de consejeros independientes no conocían los préstamos de Viajes Marsans a su matriz y a la desaparecida Air Comet, ya que la responsabilidad de la gestión de la compañía correspondía a Díaz Ferrán y Pascual como consejeros dominicales, que eran quienes "podían hacer y deshacer".

Los letrados de los exconsejeros añadieron que la quiebra se produjo a consecuencia de la retirada de la licencia para vender billetes de avión por parte de la IATA en abril de 2010, lo que desembocó en la presentación del concurso de acreedores en junio de 2010 y en la venta del grupo a la sociedad Posibilitumm Business, propiedad del empresario Ángel del Cabo.