Treinta afectados se suman a la querella que tramita la Audiencia Nacional contra Bañuelos

Actualizado 31/08/2007 18:28:28 CET

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 30 accionistas minoritarios de Astroc afectados por su crisis bursátil del pasado mes de abril han solicitado sumarse a la querella que tramita el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón contra el ex presidente de la inmobiliaria Enrique Bañuelos. El empresario y fundador de Astroc declara el próximo lunes 3 de septiembre ante Garzón imputado por un presunto delito de estafa.

Estos accionistas minoritarios han pedido su incorporación a la única querella existente contra Bañuelos, presentada por el accionista de Astroc y abogado Felipe Izquierdo el pasado mes de junio, días antes de la celebración de la junta de accionistas de Astroc, en la que Bañuelos anunció su marcha del consejo de administración e Izquierdo la interposición de la querella, según informó el querellante en declaraciones a Europa Press.

Según explicó el abogado, la ampliación de querella tendrá lugar "a finales de septiembre o principios de octubre". "No da tiempo a ampliarla antes de la declaración como imputado de Bañuelos ante el juez" del próximo lunes, declaró.

Los inversores que se sumarán a la querella ya han comenzado a enviar a Izquierdo el poder para pleitos y el justificante de los títulos que poseen en Astroc. Los accionistas que tramitan su incorporación tenían invertidos en la inmobiliaria valenciana "una media de 60.000 euros" y proceden de Valencia, Barcelona, Málaga, Almería, Canarias, Asturias y Galicia.

Según explicó Izquierdo, la investigación de la causa tendrá que demostrar que "entre el 80 y el 90%" del beneficio de Astroc durante 2006 lo generaron las ventas realizadas entre la inmobiliaria y la sociedad CV Capital, propiedad al 100% de Bañuelos y entonces poseedora de más del 51% de la compañía. Dichas operaciones alcanzaron un valor de 2.047 millones de euros y se realizaron "a fin de traspasar su patrimonio a los activos de la empresa" con un precio establecido de forma "unilateral" y sin contar con las fluctuaciones del mercado, según el contenido de la querella.

El informe de auditoria de las cuentas anuales de Astroc correspondientes a 2006 presentado en marzo de 2007 ante la CNMV puso de manifiesto que las operaciones fueron una "cortina de humo" para alterar la cotización, provocando la caída de las acciones de Astroc desde el máximo de 72,35 euros alcanzado en febrero hasta un mínimo inferior a 10 euros, por lo que Izquierdo acusa a Bañuelos de un delito de maquinación para alterar el precio de las cosas.

Con el fin de investigar estos hechos, Garzón incluyó en el auto de imputación del pasado 10 de agosto tres diligencias por las que requería a la CNMV remitir la auditoría de Astroc de 2006, al consejo de administración de la inmobiliaria información sobre las operaciones vinculadas a Bañuelos, así como un listado de las sociedades en las que participa.

El pasado mes de julio, Bañuelos, alegando motivos personales, abandonó el consejo de administración y cedió la presidencia de Astroc a su vicepresidente, Juan Carlos Nozaleda, cuya familia es dueña de la inmobiliaria Nozar.