Las aerolíneas se escudan en la falta de claridad para no indemnizar a los pasajeros, según la UE

Actualizado 31/08/2007 13:30:44 CET

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro Europeo de los Consumidores (ECC-Net) en España, José María Tamames, afirmó hoy en declaraciones a Europa Press que las compañías aéreas "se escudan" en la falta de claridad de la legislación para "no compensar adecuadamente" a los pasajeros afectados por alguno de los supuestos recogidos en el reglamento 216/04 de Derechos de los Pasajeros en la Unión Europea, en vigor desde 2004.

Tamames explicó que esta legislación es "muy clara y concreta" a la hora de establecer las cantidades de las indemnizaciones, pero no en la determinación de los distintos supuestos de infracción. Esta ambigüedad legal provoca que las aerolíneas "creen sus propias normas" y consigan "desesperar a los sufridos consumidores".

El Centro Europeo de los Consumidores radicado en Madrid, entidad pública dependiente de la Unión Europea, recibió durante los meses de junio, julio y agosto de este año 161 reclamaciones de pasajeros afectados por alguno de estos supuestos. Asimismo, 137 personas acudieron al centro para informarse de sus derechos como pasajeros.

Estas cifras incluyen las quejas tanto de los ciudadanos españoles sobre compañías aéreas o aeropuertos de la Unión Europea (UE) como de los europeos sobre compañías o aeropuertos españoles.

CAUSAS DE FUERZA MAYOR ILÍCITAS

La práctica más "habitual" de las compañías para evitar desembolsar las indemnizaciones correspondientes es alegar causas de fuerza mayor sin justificar, explicó Tamames. La más común es achacar la imposibilidad de volar a la metereología sin que presenten partes que lo certifiquen o que se diga que es fuerza mayor una avería en la aeronave, cuando no es un supuesto recogido en la legislación europea como fuerza mayor.

El director de ECC-Net destacó que la mayoría de las aerolíneas que vulneran la normativa son las de bajo coste. "Tienen un servicio de atención al cliente porque les da buena publicidad, pero en realidad es muy deficiente", apuntó.

Otra de las vulneraciones legales más habituales se produce en la asistencia en casos de retrasos de más de dos horas o cancelaciones, recogida de forma específica en el reglamento. Las compañías "hacen caso omiso" de la normativa que les obliga a ofrecer comida y bebida suficientes, alojamiento en hotel, así como dos llamadas telefónicas por pasajero y conexión a Internet.

En lo referente a cancelaciones y 'overbooking', la normativa contempla compensaciones desde 250 hasta 600 euros, según el recorrido del vuelo. En cuanto a los equipajes, la ley contempla la posibilidad de indemnizar por pérdida o retraso de la entrega, pero no existen compensaciones fijas, por lo que cada compañía establece sus propios criterios para cada caso, lo que da lugar a indemnizaciones "injustas por aleatorias", declaró Tamames.

El Centro Europeo de los Consumidores media entre los afectados y las aerolíneas para la resolución de conflictos y ofrece información para acudir a la vía judicial en caso de que no se llegue a un acuerdo. La competencia para obligar a las compañías a cumplir la normativa europea corresponde a Aviación Civil.

Según el informe sobre la situación del transporte aéreo en Europa publicado el pasado mes de marzo por la Red de Centros Europeos de los Consumidores (ECC-Net) las aerolíneas europeas niegan o ignoran una de cada tres solicitudes de devolución del precio del billete. El ranking de quejas lo encabeza el equipaje perdido, dañado o entregado con retraso (24%), seguido por los retrasos (23%) y cancelaciones de vuelos (22%).