BBVA mantiene su previsión de crecimiento del PIB en el 2,5% para 2018 y prevé un alza del 2,3% en 2019

Jorge Sicilia y Rafael Doménech
EUROPA PRESS
Actualizado 16/01/2018 12:33:59 CET

Estima que la crisis en Cataluña restará entre 1 y 3 décimas al PIB español en 2018 y 2019 y entre 3 décimas y 1 punto a la economía catalana

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

BBVA Research mantiene sus previsiones de crecimiento del PIB en el 3,1% para 2017 y en el 2,5% para 2018, y espera que la recuperación continúe en 2019 con un alza del 2,3% y que la mejora comience a trasladarse a un crecimiento de los salarios, al tiempo que estima que se creen alrededor de 860.000 puestos de trabajo en los dos próximos años.

Así figura en el informe 'Situación España' del servicio de estudios de la entidad, presentado este martes por el economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, Jorge Sicilia, y el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech.

Sicilia ha destacado que se está viviendo un "momento dulce" de la actividad global que "se afianza", con un crecimiento "más sincronizado", al tiempo que la economía española termina 2017 en un tono "bastante bueno" a pesar de la incertidumbre de la política económica.

El servicio de estudios de la entidad mantiene su pronóstico después de que en noviembre rebajase en dos décimas su previsión de crecimiento para 2017, hasta el 3,1%, y en tres décimas la de 2018, hasta el 2,5%, por el impacto de la incertidumbre derivada de la crisis política en Cataluña. Además, prevé un alza del 2,3% en el año 2019.

Las estimaciones de BBVA Research apuntan a que la incertidumbre sobre la política económica derivada de la crisis política en Cataluña podría restar entre una y tres décimas al crecimiento del PIB en 2018 y 2019, y entre tres décimas y un punto del PIB a la economía catalana. Si la incertidumbre no se disipa o se incrementa, podría tener un impacto más relevante sobre las decisiones económicas de empresas y familias.

Doménech ha indicado que el crecimiento podría haber alcanzado un 0,8% en el último trimestre de 2018, a pesar de la incertidumbre política, y ha apuntado que la recuperación se explica por el comportamiento positivo del consumo público y privado y por la continuidad en la recuperación del resto de componentes de la demanda, mientras que el único componente que ha dado señales "más débiles" ha sido las exportaciones de servicios por el turismo como consecuencia de la crisis en Cataluña. "Son previsiones prudentes, con un sesgo positivo en las señales que se ven en el inicio de 2018 que hay que ver si se confirman", ha añadido.

De cara al primer trimestre de 2018, augura una moderación en el crecimiento del PIB, que se situaría en torno al 0,6%,-0,7% trimestral, si bien BBVA Research sostiene que la incertidumbre sobre la política económica ha disminuido "significativamente", pero se mantiene elevada tras marcar un máximo histórico en octubre y su impacto podría continuar haciéndose notar durante la primera mitad del año.

EL IMPACTO DE LA CRISIS EN CATALUÑA

En cualquier caso, Doménech ha indicado que, aunque la incertidumbre sobre la política económica por la situación de Cataluña ha disminuido desde los máximos alcanzados y se ha corregido "bastante", todavía "continúa" y ha repercutido ya en algunas variables de la economía española.

En concreto, los indicadores de empleo, producción y confianza han mantenido un tono "relativamente positivo", pero se observa ya un impacto en los indicadores financieros, de forma que BBVA Research cree que el efecto sobre el crecimiento agregado de la economía real podría ser más evidente a partir del primer semestre de este año.

Este impacto, aunque "limitado" en el corto plazo, será más elevado en Cataluña, que ya acusa un efecto en las cifras de gato en consumo y turismo, aunque por el momento el impacto "parece limitado y en línea con lo previsto hace unos meses", según Doménech, que ha indicado que el impacto se ha ido corrigiendo en noviembre, diciembre y sobre todo en enero. De hecho, estima un alza del PIB catalán del 3% en 2017 y del 2,1% en 2018.

860.000 EMPLEOS EN DOS AÑOS Y AUMENTO DE SALARIOS

En cuanto al empleo, cree que el empleo podría crecer un 2,5% este año y un 2% en 2019, con lo que la tasa media de paro bajaría al 15,3% en 2018 y al 14% en 2019, y podría situarse en torno al 13,4% al final de 2019, lo que implicaría una bajada de más de tres puntos a lo largo del bienio 2018-2019. Así, se podrían crear unos 860.000 puestos de trabajo en los dos próximos años.

Respecto al incremento del 4% del Salario Mínimo en 2018, apunta que apenas condiciona las perspectivas del mercado laboral, si bien BBVA Research cree que no se puede descartar un agotamiento de la recuperación del empleo, como consecuencia de restricciones de capacidad en algunos sectores o de falta de mano de obra cualificada.

Por ello, advierte de que a medida que el desempleo cíclico se absorba, es posible que se de una ralentización de la recuperación de la ocupación parcialmente compensada por un aumento de los salarios. En cualquier caso, para este año el servicio de estudios de la entidad augura un alza del 1,6% en la remuneración nominal por asalariado y del 2,4% para 2019, lo que supone una diferencia "bastante significativa" respecto a los ejercicios 2016 y 2017 en los que los salarios apenas subieron.

En cuanto a la inflación, prevé un alza del IPC en media anual del 1,6% y el 1,7% en 2018 y 2019, respectivamente, y que a final de cada año cierren con alzas del 1,2% y el 1,9% en cada caso.

LIGERA DESVIACIÓN DEL DÉFICIT

Además, cree que a lo largo del bienio 2018-2019 el ciclo económico continuará aminorando el déficit, tanto por el efecto de los estabilizadores automáticos como por la reducción de las prestaciones sociales, a lo que se sumará una menor carga de intereses.

Así, dada la ausencia de nuevos anuncios de política de ajuste, el déficit se reduciría tan solo por el impacto del ciclo y se situaría en torno al 2,3% o 2,4% del PIB en 2018, con lo que España saldría del procedimiento de déficit excesivo, y el 1,7% en 2019, ligeramente por encima de los objetivos requeridos por la Comisión Europea. No obstante, Doménech ha indicado que es "muy importante" que el cumplimiento de la regla de gasto se mantenga.

El servicio de estudios de la entidad marca como riesgos la incertidumbre sobre la presentación y aprobación de los Presupuestos de este año, que puede tener "costes" para la actividad económica, así como la aproximación de la culminación de un nuevo ciclo electoral a nivel autonómico y local que eleva los riesgos sobre las cuentas públicas.

Pese a ello, destaca el favorable contexto internacional, con un crecimiento global "robusto y sostenido" en 2017 que revisa en tres décimas al alza para el bienio 2018-2019, hasta el 3,8%, así como en cuatro décimas la estimación del PIB de la eurozona, hasta el 2,2% este año frente al 1,8% en 2019.