Economía.- (Ampl.) El Banco de España ve una prolongación de la contracción, pero estabilidad en la caída del empleo

Actualizado 27/02/2013 11:54:37 CET

Destaca el "nuevo episodio de inestabilidad" en los mercados tras las elecciones en Italia y estima en un 0,7% el déficit de las comunidades hasta noviembre

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España destaca que la información relativa al primer trimestre de 2013 apunta a una "prolongación del tono contractivo" de la actividad, en un contexto de "marcada atonía" de la demanda interna.

En su boletín económico de febrero, indica que la última información disponible respecto al consumo privado arroja señales "dispares" que, en conjunto, resultan coherentes con el mantenimiento de la "debilidad" del gasto de los hogares.

El instituto emisor señala que los datos referidos al sector de la construcción siguen apuntando a una continuación del "profundo ajuste" de esta actividad, mientras que la inversión en bienes de equipo durante el primer trimestre muestra una continuación de la "debilidad" de este componente de la demanda.

En el mercado de trabajo, el Banco de España resalta que la información más reciente apunta a una "estabilización del ritmo de caída de empleo", aunque en tasas todavía "muy elevadas". En concreto, indica que si se excluye al colectivo de ciudadanos no profesionales, el retroceso intermensual de la cifra de cotizantes a la Seguridad Social registró una caída del 0,3% en enero, tasa análoga a las de los meses anteriores, mientras que la tasa interanual (-3,7%) tampoco difirió significativamente de la observada en meses anteriores.

Los indicadores referidos al turismo muestran, según la autoridad monetaria, una "cierta debilidad" en los meses más recientes. Así, la entrada de turistas no residentes agudizó su descenso en enero hasta el 2,6% interanual, tras retroceder un 1,3% en diciembre del año pasado.

Por el lado de la oferta, afirma que los últimos indicadores correspondientes a la actividad industrial apuntan a una prolongación de la "debilidad" del sector, mientras que en el sector servicios el Banco de España observa "ciertas señales de recuperación".

DÉFICIT DEL 0,7% DE LAS CC.AA. HASTA NOVIEMBRE.

En cuanto a la evolución de las finanzas públicas, señala que la reducción del déficit del Estado hasta noviembre (4,4% del PIB) se habría acentuado "previsiblemente" en diciembre, tanto por el impacto residual de las medidas impositivas adoptadas (relativas al IVA y al Impuesto sobre Sociedades) como para suspensión de la paga extra de los empleados públicos.

Por su parte, indica que las cifras de ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas hasta noviembre, corregidas por el impacto de los anticipos hasta ese mes y de los pagos de caja que corresponden a obligaciones contraídas en años anteriores, apuntan que el déficit de los once primeros meses del año se habría situado en el 0,7% del PIB, frente al 1,1% registrado en el mismo periodo del año anterior y el 1,5% previsto para el conjunto del año.

Sobre la evolución de la negociación colectiva, destaca que en los próximos meses cabe esperar que se centre en los convenios de nueva firma, lo que debería resultar "en una moderación adicional" del crecimiento salarial de 2012 en términos agregados.

ITALIA, NUEVO EPISODIO DE INESTABILIDAD.

El Banco de España analiza también la evolución de los mercados financieros durante las últimas semanas y concluye que se está avanzando "en la normalización de los mercados financieros" como se comprueba por las emisiones soberanas en las economías más vulnerables, con unas rentabilidad que, en enero, siguieron recortándose, tras los pasos dados en la UE hacia una mayor unión bancaria. No obstante, indica que los resultados del proceso electoral en Italia han dado lugar "a un nuevo episodio de inestabilidad".

Por último, en cuanto a la evolución financiera de la economía española, la institución dirigida por Luis María Linde subraya que los datos provisionales de enero muestran una tendencia similar a la de los meses precedentes, cuando se observó una aceleración de los pasivos de las administraciones públicas, una estabilidad en el ritmo de contracción de la deuda de los hogares y un aumento de la tasa de descenso de los recursos ajenos de las empresas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies