(Ampl.) Zapatero asegura que el crecimiento económico de 2007 será "claramente superior" al 3,5%

Actualizado 22/05/2007 14:48:59 CET

Apuesta por la Constitución Europea y reivindica el diálogo social en España como "mejor expresión del modelo que queremos para Europa"

SEVILLA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apuntó hoy que en 2007 España tendrá un crecimiento económico "claramente superior" al 3,5% y mostrará "un mayor equilibrio entre sus componentes", tras lo que indicó que esta legislatura "acabará con más de tres millones de nuevos empleos".

Rodríguez Zapatero intervino hoy en el XI Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), donde reiteró su apuesta por la Constitución Europea y destacó que el modelo español de diálogo social "es la mejor expresión del modelo social que queremos para Europa, con diálogo social en todos los países de la UE, servicios públicos dignos y de calidad".

El presidente del Gobierno destacó el papel de los sindicatos e interlocutores sociales, "con los que en los últimos tres años hemos firmado más de 20 acuerdos, reduciendo la temporalidad, fortaleciendo la Seguridad Social y promoviendo el sistema extrajudicial de conflictos", entre otros asuntos.

En ese sentido, anunció una serie de medidas que deberán ser debatidas con los agentes sociales, como la "inminente" Ley para la regulación del régimen de las empresas de inserción "para favorecer el proceso de inclusión social y el acceso al mercado laboral de personas en situación de exclusión social" o la llamada 'Estrategia española de seguridad y salud en el trabajo', de carácter "transversal" y con la que, según apuntó, "se pretende reducir al menos un 25% en tres años la alta tasa de siniestralidad laboral".

Zapatero, que fue presentado por el secretario general de UGT y presidente de la CES, Cándido Méndez, destacó que las previsiones económicas "se van modificando continuamente al alza por analistas e instituciones internacionales", de forma que España "crece de forma intensa y cada vez más equilibrada". "El horizonte español está despejado", aseguró.

Sobre el Tratado Constitucional Europeo, el presidente del Gobierno destacó que "se ha dado un paso importante en la consolidación de sus valores fundamentales y la proyección de éstos hacia el futuro". Recordó que en dicho tratado "se reconoce el papel de los interlocutores sociales y se institucionaliza la economía social de mercado y el pleno empleo".

En ese sentido, reiteró su apuesta por los valores del modelo social europeo, "que constituye una seña de identidad de nuestra cultura política como ciudadanos europeos", y reivindicó la eficacia "de un modelo que, más allá de sus resultados económicos, prefigura una concepción progresista de la sociedad y la mejor para gobernar democráticamente la globalización".

El presidente del Gobierno destacó los valores del modelo social español, "que ha pretendido garantizar los valores de Justicia y solidaridad, ha promovido la representación y ha asegurado la protección por medio del diálogo social, desarrollando esos valores y adaptándolos a la modernización de las estructuras económicas".

"Es posible crecer y crear bienestar y ser más justos, avanzar sin que nadie se quede atrás, innovar con flexibilidad y proteger los derechos de los trabajadores, reformar y hacerlo con el acuerdo de los interlocutores", aseguró Zapatero, quien incidió en que "la combinación de crecimiento y derechos sociales es la más eficaz para proporcionar progreso individual y bienestar colectivo", tras lo que destacó que su modelo social "está en consonancia con el modelo social europeo y también es defendido por la CES".

Además, aseguró que España "es un país de éxito y con futuro y está en la vanguardia de las conquistas sociales y es un ejemplo cuando legisla sobre la igualdad entre hombres y mujeres, sobre medidas de conciliación de la vida familiar y laboral, cuando implanta un nuevo pilar del Estado del Bienestar, reduce la deuda y libera de cargas financieras a futuras generaciones, además de integrar la inmigración".

DATOS DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO

En ese punto, citó algunos de los datos registrados en los últimos años, como que en 2006 España concluyó creciendo al cuatro por ciento, tras lo que destacó el hecho de que "en los últimos años hemos crecido más que cada uno de los países del G-7 y somos los octavos en el mundo por la dimensión de nuestro PIB".

"Nos hemos situado en la renta per capita media de la UE, hemos creado en los tres últimos años el 40 por ciento del empleo de la UE", agregó el presidente del Gobierno, quien subrayó que "en tres años la tasa de actividad femenina se ha incrementado en más de seis puntos hasta el 54,8%".

También destacó la reducción del desempleo a nivel general, "que en tres años se ha alcanzado la tasa más baja desde hace 30 años", y el esfuerzo realizado entre los jóvenes y las mujeres.

Asimismo, recordó que desde la firma del acuerdo para la reforma del mercado laboral "se han realizado dos millones de contratos indefinidos y se han transformado en estables 1,5 millones de contratos temporales". Agregó que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social actualmente cuenta con 40.000 millones de euros, un 4,1% del PIB, "que se elevará al 5% al final de la legislatura, en 2008", apostilló.

PAPEL DE LOS SINDICATOS

Durante su intervención, Rodríguez Zapatero agradeció el papel de los sindicatos en la contribución del desarrollo económico de España en los últimos años y apuntó que "no concibo el fortalecimiento de la dimensión social de España sin una participación de los sindicatos tan comprometida e intensa como la que han venido desplegando desde los inicios de la UE".

Consideró que "España no sería ni siquiera parecida a lo que es hoy sin la tradición de reformas sociales, normas protectoras y lucha por los derechos laborales desarrollada desde la mitad del siglo XIX por las organizaciones obreras y no viviríamos en plenas condiciones democráticas establecidas hace un tercio de siglo sin mediar la lucha por la libertad que desarrollaron los sindicatos y no atravesaría la bonanza económica, progreso material y equidad social que hoy disfrutamos sin la madurez, capacidad de diálogo y disposición al acuerdo mostrada por los interlocutores sociales".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies