Brown espera analizar con el G-20 cómo la política fiscal puede ayudar a la recuperación económica

Actualizado 07/11/2008 20:08:35 CET

El 'premier', tras hablar con Obama ayer, se muestra confiado en que el nuevo presidente mantendrá la cooperación en materia económica

BRUSELAS, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, Gordon Brown, explicó hoy que espera analizar en el seno del G-20, el próximo 15 de noviembre en Washington, cómo la política fiscal puede contribuir a la recuperación económica en un contexto de crisis, aunque rechazó que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE hayan pactado ni abordado "una serie de propuestas detalladas" en este sentido para coordinar su política de estímulo fiscal.

Al término del Consejo Europeo informal, reunido hoy en Bruselas de forma extraordinaria para preparar la posición europea de cara a la cumbre del G-20, 'el premier' defendió que las políticas monetaria y fiscal tienen "un rol muy importante" que desempeñar para contribuir a la recuperación económica en la Unión Europea y recordó que los ministros de Economía de la UE ya acordaron utilizar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de manera que se reflejen "las circunstancias excepcionales que vivimos". "Este es el momento equivocado para recortar en inversiones y en gasto público", apostilló.

"Ahora que hemos acordado propuestas para reformar el sistema financiero internacional, creo que el siguiente paso es trabajar juntos para que nuestras políticas monetarias y fiscales puedan ayudar a nuestras economías adelante", explicó Brown.

Preguntado si los Veintisiete van a pactar rebajas fiscales y estímulos fiscales de otros tipo, el primer ministro británico rechazó que los Veintisiete hayan acordado "propuestas" de este tipo. "Hemos hablado del papel de las políticas fiscales para apoyar a la política monetaria en estos momentos", reconoció Brown, recordando que el Ejecutivo alemán acordó "un plan de estímulo fiscal", el pasado miércoles, mientras que el recién electo presidente estadounidense, Barack Obama, "también está comprometido con utilizar la política fiscal para apoyar a la economía estadounidense", aseguró.

"Ahora existe un consenso emergente de que, en todo el mundo desarrollado, el momento es oportuno para que la política fiscal trabaje en tándem con la política monetaria para apoyar el crecimiento económico", algo que espera analizar, el próximo 15 de noviembre, en el seno del G-20, explicó.

REFORMA DE LA ARQUITECTURA FINANCIERA INTERNACIONAL

"Estamos ante una crisis global que requiere de una solución global", explicó Brown. El primer ministro británico se mostró convencido, después de hablar ayer por teléfono con Obama --para felicitarle por su victoria y abordar retos futuros--, de que el nuevo inquilino de la Casa Blanca apostará por reforzar "la cooperación" en este aspecto a nivel internacional. "No tengo ninguna duda de que el presidente electo Obama querrá continuar la cooperación económica que existe ahora entre todos los principales países de todo el mundo", aseguró.

El primer ministro británico explicó que los Veintisiete han acordado la necesidad de "reformar el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y las relaciones entre ellos", algo que será importante "para el futuro". "No creo que podamos hacer frente a problemas de 2008 con las instituciones de 1945, hay que renovarlas y reformarlas", subrayó, entre otros, para crear "un mejor sistema de alerta rápida" que evite la extensión geográfica de una crisis de estas características.

Además, los Veintisiete han defendido la necesidad de evitar que la actual crisis se extienda a los países del Este de Europa, economías emergentes y países en vías de desarrollo y de aumentar la línea de crédito del FMI disponible para ayudar "a las economías que están pasando estragos". Asimismo, han acordado que "el Banco Mundial desempeñe un papel para impulsar proyectos de desarrollo en infraestructuras en los países en vías de desarrollo", explicó.

TRANSPARENCIA, RESPONSABILIDAD Y BUENA GESTIÓN

Por otra parte, Brown celebró que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea hayan acordado hoy que las reformas que se pondrán en marcha en los "próximos meses" para aumentar la supervisión del sistema financiero internacional "deben basarse en los principios de transparencia, integridad, responsabilidad, buena gestión bancaria y cooperación internacional".

Las medidas que se pondrán en marcha incluyen "normas internacionales de contabilidad" bancaria para evitar que las entidades puedan "esconder sus activos tóxicos" en la cuenta de sus resultados; que cualquier bonificación a los directivos se conceda en base al "esfuerzo empresarial" y a la toma de decisiones basadas en el "riesgo responsable"; "reformar las agencias de calificación de riesgos", así como "estándares globalmente aceptados de supervisión de bancos". Dichos estándares, recalcó Brown, también se aplicarán a "los paraísos fiscales que, frecuentemente, pueden representar el eslabón más débil y menos transparente en el sistema internacional regulatorio".

Asimismo, los Veintisiete han acordado que "debe haber una supervisión transfronteriza eficaz para las entidades globales a través de la creación de colegios de supervisores". Brown recalcó su deseo de crear 30 colegios de supervisores para las principales firmas que operan en distintos países "antes de finales de año". "Creo que contaremos con el apoyo de las firmas financieras", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies