Comienza la reunión de líderes europeos para preparar la cumbre financiera de Washington

Actualizado 07/11/2008 14:43:20 CET

Sarkozy dice que la UE estará representada por cuatro países y "alguno más"

BRUSELAS, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete dieron inicio poco después de las 13 horas a la cumbre extraordinaria que tiene como objetivo pactar una postura común de la UE de cara a la reunión del G-20 que se celebrará el 15 de noviembre en Washington para reformar la arquitectura financiera internacional y prevenir la aparición de nuevas crisis como la actual.

La principal propuesta de la UE será reforzar el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI) y convertirlo en el guardián de la estabilidad financiera mundial, según se recoge en el borrador de conclusiones elaborado por la Presidencia francesa. Los Veintisiete defenderán también que ninguna institución financiera o segmento del mercado escape a la regulación.

La reunión de los líderes europeos se limitará a un almuerzo de trabajo que está previsto que finalice alrededor de las 15 horas.

Antes del inicio de la reunión, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que los Veintisiete estarán representados en la cumbre económica internacional de Washington por los cuatro países europeos del G-8 (Francia, Alemania, Reino Unido e Italia) "y alguno más", aunque no desveló a qué Estados se refería. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha pedido estar presente en la reunión aunque España no forma parte del G-8 ni del G-20.

"Quién podría pensar que una Europa de 27 pudiera estar representada simplemente porque cuatro de nosotros y alguno más, ya hablaremos de ello, estemos como tal en la cumbre de Washington", argumentó.

El Gobierno no descarta que la incógnita sobre la asistencia de España a la cumbre de Washington que marcará el inicio de los debates para la reforma del sistema financiero mundial pueda despejarse hoy, con algún anuncio por parte del presidente francés, Nicolas Sarkozy, o la Comisión Europea.

El mandatario galo explicó que el fin de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de hoy es "escuchar a cada uno para ir a Washington con una posición común". "Ya era hora, sólo faltaría que con todas las dificultades financieras y económicas que tenemos, no tuviéramos una posición común", apostilló.

El jefe del Ejecutivo comunitario, Jose Manuel Durao Barroso, recalcó que espera que de la reunión salga "una postura común" de los Veintisiete de cara a la cumbre del próximo 15 de noviembre en Washington para que la UE pueda presentar "propuestas importantes" para la reforma del sistema financiero mundial, atendiendo también, dijo, a aspectos comerciales y al desarrollo. "El papel que la Unión Europea puede desempeñar en este sentido es muy importante", recalcó.

Por su parte, el canciller austriaco, Alfred Gusenbauer, consideró a su llegada al Consejo que, si se regula el sistema bancario, los hedge funds también deberían regularse, aunque defendió que éstos "constituyen un instrumento (financiero) legítimo". Asimismo, subrayó la necesidad de "reducir la volatilidad" de los mercados financieros globales que, a su juicio, está teniendo "grandes impactos en la economía real". También reclamó que "un comportamiento ético" a los directivos financieros, y límites en sus remuneraciones.

FMI, RESPONSABLE DE LA ESTABILIDAD FINANCIERA

Los Veintisiete pedirán "transformar el FMI en la principal organización responsable de la estabilidad financiera internacional", resalta el proyecto de conclusiones de la cumbre. Para ello, se darán más poderes para que pueda realizar recomendaciones a los países. La UE quiere también dotar al Fondo de más instrumentos para que esté mejor equipado para proporcionar asistencia financiera a sus miembros en situaciones de falta de liquidez o de crisis como la que están viviendo países como Hungría o Ucrania.

Además, el FMI supervisará el trabajo realizado en otros foros financieros internacionales, como el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad, el comité de supervisión bancaria de Basilea o el Foro de Estabilidad Financiera. Y reforzará su vigilancia sobre el sector financiero.

La UE aboga además por reformar tanto el Fondo como el G-8 para que los países emergentes como China o India tengan una mayor representación. El objetivo de estos cambios es de mejorar la legitimidad de la arquitectura financiera internacional y lograr así una mayor coordinación para prevenir futuras crisis.

En este sentido, los Veintisiete proponen hacer "más abierto y transparente" el proceso de selección tanto del director del FMI como del presidente del Banco Mundial. Ello acabaría con la tradición, duramente criticada por los emergentes, de que la UE elija siempre al máximo responsable del Fondo y de que Estados Unidos escoja por su parte al presidente del Banco Mundial.

Por lo que se refiere al foro de los países más industrializados, el documento de la presidencia dice que "deberían estudiarse reformas adicionales del G-8 para hacer que este grupo represente mejor a los países emergentes".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies