Economía/Macro.- La economía española se contraerá un 3,4% en 2009 y un 1% en 2010, según Deutsche Bank

Actualizado 24/02/2009 20:00:45 CET

España, uno de los países más vulnerables ante la crisis económica

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La economía española se contraerá un 3,4% en el presente ejercicio y la recesión se alargará hasta el año 2010, con una caída del PIB del 1%, según se desprende de un informe sobre la vulnerabilidad de los países europeos ante la crisis elaborado por Deutsche Bank.

En este contexto, el déficit público se elevará hasta el 6,1% en 2009 y hasta el 6,5% en 2010, mientras que los precios caerán hasta el 0,5% de media en el presente ejercicio y escalarán al 1,6% el próximo año. Por su parte, el déficit por cuenta corriente será del -7% en 2009 y del -6% en 2010.

Sin embargo, España no será el peor país de la eurozona, ya que Irlanda registrará una caída del PIB del 5% en 2009 y la economía alemana se contraerá un 3,5%. Además, el PIB del Reino Unido caerá un 3,5% y el de Hungría, un 5,5%.

De esta forma, la economía de la eurozona caerá un 3% de media en 2009, pero conseguirá recuperar tasas de crecimiento positivas a lo largo de 2010, al crecer un 0,6% en el conjunto del año.

El informe pone de manifiesto la extensión y el agravamiento de la crisis en el cuarto trimestre y tras la caída de Lehman Brothers, aunque afirma que el impacto ha sido diferente en cada uno de los países miembros, lo que ha llevado a que actualmente cada uno tenga exposiciones diferentes a los numerosos frentes de la crisis.

Aún así, Deutsche Bank asegura que son muchos los miembros de la zona euro que se pueden considerar "vulnerables" en este momento e Irlanda lidera el ranking, seguida de Bélgica, Grecia, España y Francia. Por el contrario, Alemania, Austria y Finlandia son los menos vulnerables en la actualidad.

De esta forma, España se posiciona como el tercer país de la zona euro más vulnerable a los efectos de la crisis debido, sobre todo, a su elevado déficit por cuenta corriente. De hecho, el informe revela que los países con las cifras más elevadas en déficit por cuenta corriente están "extremadamente amenazados" en estos momentos y seguirán en recesión a lo largo de 2010.

CORREGIR EL DÉFICIT POR CUENTA CORRIENTE.

Además, afirma que estos países tendrán que corregir sus niveles de déficit en el futuro, lo que supondrá "implicaciones dramáticas" para la actividad de sus economías y aterrizajes "más difíciles" que en otros países.

Asimismo, recuerda que la única forma de recuperar la competitividad es a través de un ajuste de costes, ya que los países de la zona euro ya no pueden usar la política monetaria como instrumento, y asegura que estos países tendrán que "desinflarse" para corregir los niveles de déficit.

En este sentido, el informe advierte de la "tóxica combinación" que supone unificar altos niveles de deuda en un escenario de deflación, lo que llevará a estas economías a una debilidad más prolongada y a periodos de recesión que se extenderán al 2010.

Por todo esto, del informe se desprende que las agencias de calificación hacen bien al fijar la atención en los perímetros de países con un alto déficit por cuenta corriente, pero advierte de que hay otros riesgo importantes que convierten a los países en vulnerables y que están relacionados con el crédito y la situación fiscal.

TRES ÍNDICES DE VULNERABILIDAD.

Así y para analizar la vulnerabilidad de los países en la actualidad, Deutsche Bank elabora tres índices diferentes relacionados con el crédito, la vulnerabilidad exterior y la situación fiscal.

En el primero de ellos, concluye que Irlanda y España son los países más vulnerables al tener en cuenta los indicadores de crédito, seguidos de Francia, Finlandia y Bélgica. Por el contrario, Alemania se sitúa al final de la lista, junto a Portugal y Austria.

Los resultados del segundo indicador sitúan a Bélgica y a Irlanda como los países más vulnerables en estos momentos, frente a Italia, Finlandia y Alemania que ocupan los últimos puestos.

Finalmente, el tercer indicador, que tiene en cuenta la situación fiscal de cada país, apunta a Italia, Irlanda y Bélgica como países más vulnerables y deja a España y Finlandia en los últimos puestos del ranking. El informe, explica que España se queda en los últimos puestos gracias al reducido nivel de deuda con el que cuenta.