España gana competitividad frente a la UE durante el segundo trimestre por la menor inflación

Actualizado 08/08/2014 11:46:49 CET

En cambio, respecto a los países de la OCDE empeora por la apreciación del euro

   MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La competitividad exterior de la economía española en el segundo trimestre de 2014, tomando como referencia los índices de precios al consumo, avanzó frente a la UE, como consecuencia de la baja inflación española respecto a la inflación media del resto de países europeos y por el estancamiento en la apreciación del euro frente a las demás monedas de la UE, según el Índice de Tendencia de Competitividad (ITC) del Ministerio de Economía.

   Por el contrario, la apreciación del euro frente a los países de la OCDE, a pesar de ser menor que la alcanzada en el trimestre anterior, penaliza la competitividad española, no compensada con el crecimiento moderado de los precios de consumo españoles comparado con la alta inflación media del resto de países de la OCDE.

   En concreto, la competitividad-precio de la economía española frente a los países de la UE-28 avanzó un 0,8% interanual en el segundo trimestre de 2014 por tercer trimestre consecutivo. Esta ganancia de competitividad es el resultado de la caída del índice de precios relativos de consumo en un 0,8%, mientras el índice de tipo de cambio se mantuvo constante.

   Por su parte, la competitividad-precio española frente a la Eurozona también presentó una mejora del 0,5% en el segundo trimestre de 2014 respecto al mismo trimestre del año anterior, al igual que el índice de precios relativos de consumo.

   Frente a los países de la UE que no pertenecen a la zona euro, la competitividad-precio de España avanzó un 1,6% en el segundo trimestre de 2014, frente a la pérdida de competitividad del 0,1% en el trimestre anterior. Esta ganancia de competitividad se debió principalmente al retroceso del índice de precios relativos en un 1,6% en el segundo trimestre, mientras la apreciación del euro se frenó, reflejando un suave crecimiento del 0,1% en el índice de tipo de cambio.

   De esta forma, durante el primer semestre de 2014 España gana competitividad frente a estas tres zonas, gracias a la baja inflación en comparación con la inflación media de los países de las tres áreas.

CAE FRENTE A LA OCDE Y LOS BRICS.

   Por el contrario, la competitividad-precio de la economía española frente la OCDE retrocedió un 1,3% interanual durante el segundo trimestre, como consecuencia de la apreciación del euro frente a estos países, con un crecimiento del 2,8% en el índice de tipo de cambio, ya que el índice de precios relativos descendió un 1,5%.

   Frente a los países de la OCDE que no pertenecen a la Unión Monetaria, la competitividad de España cayó un 2,6%, debido también al aumento del tipo de cambio en un 4,9%, que no pudo ser compensado con la caída del 2,2% en el índice de precios relativos.

   En cuanto a la competitividad-precio española calculada frente a los estados de la OCDE que no están dentro de la UE-28, también empeoró en el segundo trimestre, en este caso, con una caída del 3,7%. Al igual que en respecto a las áreas anteriores, esta pérdida de competitividad se debió al avance del tipo de cambio en un 6,2%, frente a la caída del 2,3% del índice de precios relativos.

   Por último, la competitividad de España frente a los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) también empeoró, con un descenso del 5,4%, debido al aumento del 9,3% del tipo de cambio, a pesar de la caída del índice de precios relativos en un 3,6%. La inflación media de estos países supera la inflación española desde el cuarto trimestre de 2006, pero la apreciación del euro impidió una ganancia de competitividad frente a esta zona.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies