La esperanza de que España e Italia puedan refinanciar su deuda es "cada vez más débil", según Carmigna

Enrique Goñi Y Antonio Pulido En El Proceso De Salida A Bolsa
BANCA CÍVICA
Actualizado 14/12/2011 14:30:06 CET

Plantea que el BCE adopte "medidas decisivas" como bajar "a cero" los tipos o actuar como prestamista de último recurso

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El aumento de los costes de refinanciación de la deuda pública de España e Italia refleja una "esperanza cada día más débil" de que estos dos países puedan reducir su endeudamiento en un contexto de recesión, y hace "inevitable" considerar medidas "hasta ahora tabúes" para "cercenar este destructivo contagio", según las últimas perspectivas económicas de Carmignac Gestion.

El documento, firmado por el miembro del comité de inversión de la gestora, Didier Saint-Georges, advierte de que Francia podría encontrarse "en el mismo camino", ya que la prima de riesgo que debe pagar por su deuda pública se situaba a mediados de noviembre en el nivel que mostraba Italia hace seis meses. Incluso Alemania se ha visto ya afectada por la situación en su economía.

"A día de hoy, toda Europa se enfrenta a riesgos financieros excepcionalmente graves que exigen tratamientos de la misma magnitud", asegura el informe, que recuerda que la "fuerza de los acontecimientos" sí ha convertido en "hipótesis" de trabajo la posibilidad de que un país abandone la moneda única.

EL BCE DEBE PENSAR LO IMPENSABLE

En este contexto, señala que la "espectacular aceleración" de la crisis europea desde el verano obligará al Banco Central Europeo (BCE) a romper sus tabúes y "empiezar a pensar lo impensable" ante una "ensorcedecedora" llamada a la acción que el emisor no podrá "obviar durante mucho más tiempo",

En concreto, exige al BCE que actúe de "forma decisiva" con medidas que pueden ir desde poner los "tipos a cero" a adoptar el papel de "prestamista de último recurso", abordando la financiación directa o indirecta del FEEF, para garantizar, "como corresponde a todo banco central, la estabilidad del sistema financiero". "La antigua desconfianza en relación con los indisciplinados gobiernos de Atenas o Roma ya no es admisible", remarca.

Además, insta a avanzar en el proyecto de una forma de financiación conjunta y solidaria mediante bonos dentro de la zona, que "ya no puede descartarse en las discusiones", al tiempo que se reconocen los "efectos suicidas" de unas políticas de austeridad "excesivas".

NO TEME POR ASIA NI AMÉRICA LATINA

Asimismo, el informe considera que "no hay motivo" para temer que el debilitamiento de los bancos europeos produzca un "fuerte impacto". Aunque estos temores "están ciertamente justificados" en el caso de Europa Central, que necesita "importantes financiaciones exteriores" para cubrir sus déficits por cuenta corriente, América Latina y, sobre todo, Asia, no presentan la misma vulnerabilidad.

"No podemos perder de vista que la perspectiva de una recesión grave en Europa en 2012 sigue presente", remarca la gestora, que considera que el enfoque internacional, una gestión activa de los riesgos y la "valentía" a la hora de aplicar las propias convicciones se convertirán en "bazas decisivas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies