El Estado obtuvo un superávit de 8.015 millones de euros hasta julio, el 0,77% del PIB

Actualizado 31/08/2007 14:08:57 CET

Ocaña afirma que la moderación de los ingresos por IVA refleja la "desaceleración suave del sector de la construcción"

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Estado registró hasta julio un superávit de 8.015 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional, lo que equivale al 0,77% del PIB y supone un descenso del 17,7% respecto al superávit de 9.734 millones obtenido en el mismo periodo del año anterior, según informó hoy el Ministerio de Economía y Hacienda.

En declaraciones a Europa Press, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, explicó que el recorte del superávit respecto a los siete primeros meses de 2006 se debe, principalmente, "al diferente calendario de pagos a las comunidades autónomas respecto al pasado año".

Así, el adelanto del pago de la liquidación definitiva del sistema de financiación autonómica ha supuesto un gasto adicional de unos 5.500 millones de euros respecto al pasado año, al haberse realizado este pago en julio de 2007, mientras que en 2006 se realizó en octubre.

De hecho, los pagos crecieron el 8,8%, hasta los 78.617 millones, frente a los ingresos, que ascendieron a 86.632 millones de euros, con un incremento del 5,6% respecto al mismo periodo de 2006.

Por su parte, el menor crecimiento de los ingresos no financieros se debe no sólo a la liquidación definitiva de los pagos a las Administraciones Territoriales correspondientes a 2005, sino también al aumento de los anticipos a diversas comunidades autónomas, a cuenta de la liquidación definitiva del ejercicio 2007.

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un superávit de 3.317 millones de euros, frente a los 5.324 millones del año anterior.

Ocaña, señaló que los datos de los siete primeros meses del año confirman "la tendencia de crecimiento fuerte de los ingresos" en línea con el ritmo de crecimiento de la economía española (+4% en el segundo trimestre).

Además, precisó que "a estas alturas" es posible anticipar que la previsión de superávit para el conjunto del año realizada por el Gobierno "se cumplirá con comodidad".

CRECEN LOS INGRESOS POR IMPOSICIÓN DIRECTA.

La recaudación neta ascendió a 118.554 millones de euros, un 10,9% más que en el mismo periodo de 2006. Los impuestos directos se elevaron hasta los 59.483 millones de euros, lo que representa un incremento del 17%. Dentro de ellos, la recaudación del IRPF aumentó un 17%, hasta los 45.896 millones de euros.

Por su lado, los ingresos del Impuesto sobre Sociedades crecieron un 14,8%, hasta los 11.249 millones, debido al buen comportamiento del pago fraccionado.

Según Ocaña, los "importantes" incrementos por recaudación de IRPF e Impuesto de Sociedades revelan una "evolución claramente positiva". Concretamente, en lo que se refiere a la evolución del primero de ellos, el secretario de Estado de Hacienda afirmó que constata que "el mercado de trabajo sigue creando empleo".

EL IVA RECOGE LA DESACELERACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN.

Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 51.077 millones de euros en los primeros siete meses del año, un 2,8% más que en el mismo periodo de 2006. En el IVA neto, la recaudación se elevó hasta los 38.040 millones de euros, un 1,5% más, debido al intenso ritmo de las devoluciones.

Sin embargo, el IVA bruto se incremento un 10%, que, según Ocaña, pese a suponer una "evolución más moderada" que en meses anteriores, mantiene un "crecimiento robusto".

Asimismo, Ocaña explicó que la moderación del IVA ha recogido una reducción de la recaudación procedente del sector inmobiliario, reflejo de la "suave desaceleración" del sector de la construcción, que "poco a poco pierde algo de peso". Con todo, consideró que este proceso "es bueno".

Asimismo, los impuestos especiales alcanzaron los 11.188 millones de euros, con un crecimiento del 6,9%. Dentro de este capítulo, destaca la recaudación por el Impuesto sobre Hidrocarburos, que creció un 2% (6.110 millones de euros), y la del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que aumento un 16,1% (3.795 millones de euros).

Los pagos no financieros ascendieron en los siete primeros meses del año a 82.457 millones de euros, con un aumento interanual del 9,7%. Los gastos financieros se situaron en 11.833 millones de euros, cifra que representa una caída del 6,6%, como consecuencia, en parte, del diferente calendario de vencimiento en los intereses de la deuda, por lo que este descenso se corregirá a lo largo del año.

Los pagos por gastos de personal se elevaron hasta los 13.468 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 6,6%. Esta evolución se explica por la mejora en las retribuciones en determinadas áreas de la administración pública. Las transferencias corrientes crecieron hasta julio un 13,6%, con 45.273 millones de euros.

A finales de julio, el Estado obtuvo una necesidad de endeudamiento de 2.652 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior tenía una capacidad de endeudamiento de 2.507 millones. No obstante, si se descuentan las posiciones activas de tesorería, el resultado sería una capacidad de endeudamiento de 1.886 millones de euros, frente a los 4.311 millones de 2006.