El Gobierno recortará mañana la previsión de crecimiento de la economía española para 2008 y 2009

 

El Gobierno recortará mañana la previsión de crecimiento de la economía española para 2008 y 2009

Actualizado 25/04/2008 0:23:31 CET

Reconoce que la construcción recortará décimas al crecimiento, pero confía en retornar "con rapidez" a niveles cercanos al potencial

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros recortará mañana la previsión de crecimiento de la economía española del 3,1% y del 3% para 2008 y 2009, respectivamente, según adelantó hoy el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes.

Así, Solbes presentará un nuevo cuadro macroeconómico que consideró "fundamental" para analizar la situación cíclica que atraviesa la economía española, y para que las comunidades autónomas puedan definir el techo de gasto de cara al próximo ejercicio.

Durante la presentación de la última revista del Colegio de Economistas, Solbes eludió concretar cuáles serán las nuevas estimaciones, pero volvió a indicar que las previsiones del Banco de España, que sitúan en el 2,4% y el 2,1% el crecimiento para 2008 y 2009, respectivamente, dan "alguna pista" al Gobierno de cuál puede ser la nueva estimación.

Por otro lado, el vicepresidente señaló que los datos de los que dispone el Ministerio apuntan a que el crecimiento en el primer trimestre del año fue "bastante inferior" que el 3,5% registrado en el último trimestre de 2007.

Reconoció que hay razones para "mirar con nostalgia" al 2007, cuando se registraron cifras de crecimiento que no se verán en los próximos trimestres porque la construcción, principal motor del crecimiento en los últimos años, empezará a restar décimas al PIB en el futuro.

No obstante, consideró "inevitable, casi conveniente" cierto ajuste en este sector para situar su actividad en niveles "más razonables y sostenibles", ya que, a su parecer, en los últimos años ha registrado una "expansión excesiva".

A pesar de reconocer que España atraviesa un periodo de "desaceleración perceptible", insistió, de nuevo, en que el país está "preparado" para hacer frente al periodo de desaceleración económica y retornar con una "razonable rapidez" a la senda de crecimiento tendencial.

"Los resultados no serán tan brillantes como en 2007, pero ya vemos un futuro mucho más claro y el regreso a nuestro potencial de crecimiento está al alcance de nuestra mano", señaló el vicepresidente, tras insistir en que el Gobierno socialista ha preparado al país para afrontar el periodo de desaceleración.

MARGEN DE MANIOBRA.

Así, recordó que el superávit acumulado en el conjunto de la última legislatura y la reducción en doce puntos de la deuda pública en relación al PIB, ofrecen hoy a España un margen de maniobra del que no disponen otros países y que permite responder desde el presupuesto al menor dinamismo económico.

En esta línea, aseguró que el Gobierno puede dejar funcionar a los estabilizadores automáticos sin necesidad de adoptar medidas restrictivas porque el superávit inyectará crecimiento en la economía y permitirá que el bache cíclico sea "menos duradero e intenso".

Recordó también que el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero ha adoptado además unas "medidas discrecionales bastante tasadas" que impulsarán la actividad, gracias a la inyección de unos 10.000 millones en la economía española.

Asimismo, destacó "la fortaleza" del sistema financiero español que ayudará a afrontar el periodo de desaceleración, al disponer de un sistema bancario con niveles de solvencia "superiores" a los de otros países.

Por todo, consideró que España dispone de un "colchón" para que tanto los bancos como la Administración puedan absorber las consecuencias de la desaceleración, razón por la que aventuró que la fase bajista del ciclo será "menos prolongada y menos intensa".

CAMBIO DEL MODELO DE CRECIMIENTO.

Aseguró que el actual reto de la economía española es dirigirse con "la máxima prontitud" a un modelo de crecimiento basado en sectores que creen capital y trabajo para minimizar los costes de la desaceleración. "La adaptabilidad de la economía española facilitará que este proceso se produzca con relativa rapidez", subrayó.

En este sentido, aseguró que el cambio del patrón de crecimiento "era y es" conveniente para la economía española porque, a pesar de que la intensidad del ajuste no "es la deseada", el cambio será "claramente mejor" para la futura evolución del país.

Finalmente, resaltó la importancia de dedicar "atención prioritaria" a otros temas a corto plazo como la modernización del sistema financiero, la puesta al día del sector público, el fomento de la acumulación de capital, la mejora de las infraestructuras y el impulso sostenido a la innovación tecnológica.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies