Economía/Macro.- Hungría pide acelerar la entrada en la Eurozona de los países del Este como respuesta a la crisis

Actualizado 24/02/2009 18:16:02 CET

Reclama un fondo para ayudar a los bancos de la Europa central y oriental con problemas

BRUSELAS, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro húngaro, Ferenc Gyurcsány, pidió hoy que se flexibilicen los criterios de convergencia y se acelere la entrada en el euro de los países del este de Europa como respuesta ante la actual crisis económica y financiera, que está afectando de manera especialmente virulenta a los nuevos Estados miembros, con depreciaciones en sus monedas y problemas en los bancos.

"La mejor protección contra problemas de tipos de cambio es unirse a la eurozona", dijo el primer ministro húngaro tras reunirse con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. "No queremos cambiar las condiciones sino acelerar el proceso", agregó.

En concreto, indicó que a los países que cumplen los criterios de inflación y déficit y deuda no debería exigírseles permanecer durante dos años en el mecanismo europeo de cambio antes de adoptar la moneda única, tal y como exige actualmente la legislación comunitaria.

"Sin relajar las condiciones para adherirse a la eurozona, la cuestión es ¿tenemos que esperar dos años o dos años y medio en la antesala del euro? ¿Es importante mantener a estos países en el lobby durante tanto tiempo?", se preguntó Gyurcsány. "Si un país puede cumplir los requisitos más rápidamente, se le debe dar la posibilidad de entrar en la eurozona más rápidamente", resaltó.

"Es sobre todo responsabilidad de los países que quieren unirse al euro cumplir las condiciones", contestó el presidente del Ejecutivo comunitario tras escuchar la petición del primer ministro húngaro. Por ello, animó a todos los países de la UE, salvo los que tienen 'opt-out' como Reino Unido o Dinamarca, a que "aceleren sus esfuerzos" para entrar en el euro porque, según dijo, se trata de un "factor de estabilidad" y actúa como "escudo protector" frente a la crisis.

No obstante, Barroso no quiso "especular" sobre los cambios que sería necesario introducir en la legislación comunitaria para acortar los plazos. Recordó además que la Comisión no tiene poder de iniciativa para acometer estas reformas sino que ésta corresponde a los Estados miembros.

BANCOS EN PROBLEMAS

El primer ministro húngaro aprovechó su visita a Bruselas para pedir a los bancos de la eurozona y de Reino Unido que cumplan sus "responsabilidades" con las filiales que tienen en los países del este para evitar quiebras, ya que éstas tendrían también un impacto negativo en los países de la eurozona.

En este sentido, apostó por crear un fondo de 100.000 millones de euros para ayudar a las entidades de los países del centro y del este de Europa financiado por la UE y las instituciones financieras internacionales.

Hungría recibió el pasado mes de octubre un préstamo de 6.500 millones de euros de la UE para hacer frente a la crisis como parte de un paquete más amplio de 20.000 millones de euros en el que participaron también el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Barroso dijo que el Gobierno húngaro está adoptando las "políticas correctas" para cumplir las condiciones asociadas a este préstamo y anunció que a finales de marzo se pagará el segundo tramo de la ayuda.