Iranzo apuesta por reducir el gasto público a todos los niveles sin subir los impuestos

Juan Iranzo
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 15:40:59 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y decano del Colegio de Economistas de Madrid, Juan Iranzo, ha resaltado la necesidad de reducir el gasto público a todos los niveles de administración sin subir los impuestos como una de las principales recetas para salir de la crisis.

Durante su participación en un coloquio de la Fundación Euroamérica, Iranzo ha recordado que habrá que reducir el déficit público al menos un 3% (unos 30.000 millones) de aquí al año 2013 a través del ajuste en las administraciones y de la sanidad pública.

De la misma forma, ha resaltado la importancia de mejorar el potencial de crecimiento profundizando en la reforma del sistema financiero, abordando una "auténtica reforma laboral" y restaurando la unidad de mercado dentro de España.

A su parecer, una de las claves para superar la crisis es aprovechar el impacto que generan las economías emergentes como China e India en la reactivación de las exportaciones a nivel mundial. "Estos países empiezan a ser consumidores y por tanto están aumentado sus exportaciones, creando un efecto muy positivo sobre el crecimiento mundial", ha dicho.

En este nuevo marco económico, Iranzo cree que España está percibiendo los efectos positivos de los cambios "básicamente en el incremento del turismo", ya que se trata de una economía abierta que se ve normalmente afectada por la evolución de los acontecimientos internacionales.

En este sentido, afirma que también existen algunos "inconvenientes", como la fuerte dependencia del petróleo o la modificación de las condiciones monetarias que traerán como consecuencia una mayor restricción y una previsible subida de los tipos de interés.

Así, España debe mejorar el déficit por cuenta corriente a través del aumento de las exportaciones, resolver su dependencia energética y hacer frente a las necesidades de financiación generadas por el "espectacular aumento" del déficit del ahorro.

A pesar de todo, considera una "injusticia" el tipo de cambio del euro y cree que el G20 debería haber evitado el proteccionismo y la guerra de divisas. De la misma forma, cree que Europa no ha hecho más que cometer errores desde el primer rescate griego, ya que las medidas tomadas no han ido en el sentido correcto.