Moody's avisa de que aumentarán el número de perspectivas negativas en empresas de la zona EMEA

Actualizado 06/12/2012 14:46:21 CET

LONDRES, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La agencia de calificación Moody's espera que se mantenga el debilitamiento crediticio de los emisores y que a lo largo del 2013 el número de bajada de calificaciones seguirá siendo mayor que el de subidas ante la continua crisis de deuda soberana en la zona euro y el crecimiento débil o negativo del PIB.

De hecho, la calificadora de riesgos observa que está aumentando el riesgo de que el malestar económico se extienda de los países del sur a los del norte de Europa.

Moody's espera que el bajo crecimiento junto con las continuas medidas gubernamentales de austeridad tengan un efecto desalentador en el consumo lo que afectará en mayor medida a sectores como el de proveedores de servicios de telecomunicaciones, distribuidores minoristas y fabricantes de automóviles.

Asimismo, prevé que la reciente ralentización del crecimiento en los mercados emergentes, especialmente China, será también durante el año que viene en una variable significativa en la evolución de la calidad del crédito.

Esto podrá erosionar los ingresos de las empresas europeas que se han orientado a los mercados emergentes para compensar el lento crecimiento de sus mercados tradicionales en la Europa occidental.

La liquidez de las empresas seguirá siendo bastante sólida en términos generales, pero es probable que se produzca un deterioro gradual en 2013 debido a la crisis de deuda soberana y a la continua restricción en el crédito como consecuencia del intento de los bancos de desapalancarse y aumentar sus ratios de capital.

MÁS PERSPECTIVAS NEGATIVAS EN 2013.

Desde principios de diciembre de 2012, en la zona EMEA (Europa, Oriente Medio y África), el número de perspectivas estables para los diferentes sectores industriales solo fue ligeramente superior al número de perspectivas negativas.

En caso de continuar esta tendencia negativa, Moody's podría cambiar a negativas más perspectivas a lo largo del 2013.

En febrero de 2012, la agencia de calificación cambió a negativa su perspectiva sobre los sectores de distribuidores minoristas europeos y proveedores de recambios de automóviles de la zona EMEA, mientras que la previsión sobre el sector de industrias químicas de Norteamérica y de la zona EMEA se cambió a negativa en noviembre.

En vista de la falta de confianza en una inminente recuperación económica, los emisores de sectores cíclicos como los de las industrias del acero, productos químicos y materiales de construcción, disponen de un estrecho margen en las actuales categorías de calificación.

DÉBIL DEMANDA.

El débil nivel de demanda también afectará a los beneficios en distintos segmentos de industrias químicas, lo que afectará a grupos aún mayores como Akzo Nobel NV (Baa1 en proceso de revisión para una posible bajada) que quedan expuestos a segmentos con un rendimiento menor del esperado.

En el sector de materiales de construcción las empresas con una menor diversidad geográfica, como Italcementi SpA (Ba2 perspectiva negativa), son más vulnerables.

La divergencia en el rendimiento operativo entre empresas con una gran exposición a los mercados del sur de Europa y aquellas con una exposición mayor al norte de Europa sigue siendo alta, tal y como evidencian los resultados de Fiat SpA (Ba3 en perspectiva negativa) o Telefónica SA (Baa2 en perspectiva negativa.

Un mayor deterioro de la calidad crediticia que resulte en la bajada de grandes empresas de una calificación de grado de inversión a una calificación de grado especulativo (los denominados 'ángeles caídos') podría cambiar las dimensiones del universo corporativo no financiero calificado en Europa y aumentar la ya elevada volatilidad de los mercados de capitales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies