Los créditos a la construcción crecieron 15 puntos menos en el último año, según el Banco de España

Actualizado 03/02/2008 13:41:00 CET

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La tasa de crecimiento de los créditos concedidos a la construcción pasó del 33% al 18% entre diciembre de 2006 y septiembre de 2007, lo que supone una desaceleración de 15 puntos porcentuales, según precisa el Banco de España en su último 'Boletín Económico'.

Además, el ritmo de crecimiento de los préstamos a los servicios inmobiliarios se redujo de forma "apreciable", pasando en el mismo periodo del 51% al 35%.

Según el organismo gobernado por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, estas caídas son la única causa de que el crédito bancario destinado a las actividades productivas se haya venido desacelerando gradualmente, hasta experimentar una reducción en su tasa de crecimiento en los primeros nueve meses del pasado año del 29% al 25%.

El Banco de España asegura que la moderación en el ritmo de crecimiento de los créditos concedidos a la construcción y a los servicios inmobiliarios "está ligada, fundamentalmente, a la ralentización de la actividad de estas dos ramas", que ha mermado su demanda, y no a la desconfianza existente en los mercados financieros.

Además, señala que, "adicionalmente, el menor dinamismo de las operaciones corporativas habría contribuido en la misma dirección", mientras que "la mayor resistencia de la inversión realizada por el resto de sectores habría soportado el crecimiento del crédito".

DIVERSIFICACIÓN DEL RIESGO.

Con todo, el Banco de España apunta que la evolución reciente del préstamo bancario captado por las empresas puede haberse visto afectada, no sólo por factores de demanda, sino también por otros relacionados con la oferta.

"Así, es posible que las entidades de crédito hayan intentanto aumentar la diversificación sectorial de su cartera, en un contexto en el que la actividad inmobiliaria empezaba a dar síntomas de menor dinamismo", apostilló la institución.

Al respecto, el Banco de España considera que esta diversificación, además de favorecer la redistribución del riesgo dentro de la cartera de las entidades, podría tener también un efecto positivo sobre la productividad de la economía española, en la medida en que los nuevos fondos se destinen a financiar inversión productiva.

Así, continúa, "constribuirían a facilitar la transición hacia un nuevo patrón de crecimiento en el que la construcción pierde peso en favor del resto de sectores".

Construcción y servicios inmobiliarios explican, aproximadamente, dos terceras partes del crecimiento medio del préstamos a las empresas entre 2002 y finales de 2006, debido al vigor de la construcción, especialmente en el segmento residencial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies