La Eurocámara da su aprobación final al plan de inversiones de 315.000 millones

Publicado 24/06/2015 20:59:53CET

BRUSELAS, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pleno de la Eurocámara ha dado este miércoles su aprobación final -por 464 votos a favor, 131 en contra y 19 abstenciones- al plan de inversiones lanzado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que pretende movilizar 315.000 millones de euros entre 2015 y 2017 para relanzar la economía europea. Tras este trámite, el plan estará operativo en septiembre, según los cálculos de la Comisión.

Presentado en noviembre de 2014, el plan Juncker se basa en la creación de un Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI, por sus siglas en inglés), que contará con una garantía pública de 21.000 millones de euros, de los cuales 16.000 millones vienen del presupuesto de la UE (aunque sólo se provisionan realmente 8.000 millones) y 5.000 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Con este dinero, la UE quiere movilizar hasta 315.000 millones de euros del sector privado para financiar proyectos en áreas como transporte, energía o banda ancha. Al asumir las primeras pérdidas, el Fondo permitirá a los inversores privados condiciones de financiación más favorables para proyectos con mayor nivel de riesgo.

El principal punto de discrepancia entre los Gobiernos y la Eurocámara era cómo financiar la garantía del EFSI. En particular, el Parlamento denunciaba que la propuesta original de la Comisión (Bruselas quería utilizar 3.300 millones del programa Conectar Europa, 2.700 millones de Horizonte 2020 y 2.000 millones de los márgenes presupuestarios) ponía en riesgo los fondos europeos para infraestructuras de transportes y para I+D.

Durante las negociaciones, la Eurocámara ha logrado reducir en 1.000 millones estos recortes. Así, finalmente el EFSI contará con 2.800 millones de Conectar Europa, 2.200 millones de Horizonte 2020 y el resto de los márgenes presupuestarios.

CONTRIBUCIONES DE LOS ESTADOS MIEMBROS

Un total de siete Estados miembros han anunciado ya que contribuirán al plan Juncker a través de sus respectivos bancos nacionales de desarrollo (el ICO, en el caso de España) para aumentar su potencia inversora en sus respectivos países. Alemania, Francia, Italia y Polonia contribuirán con 8.000 millones de euros, España pondrá 1.500 millones, Eslovaquia 400 millones, y Luxemburgo aportará 80 millones.

Sin embargo, estas aportaciones no se traducirán en una mayor presencia de estos países en la estructura de gobierno del EFSI, tal y como había propuesto inicialmente la Comisión.

Para evitar que el Fondo se politice, en su Junta Directiva sólo habrá representantes del Ejecutivo comunitario y del BEI y las decisiones se adoptarán por consenso. En un segundo nivel habrá un Comité de Inversiones, formado por ocho expertos independientes y el director ejecutivo, que se encargará de la selección de los proyectos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies