El FMI pide a Portugal no subir el salario mínimo y acometer reformas

Actualizado 17/03/2015 17:59:06 CET

WASHINGTON, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado tres décimas al alza su previsión de crecimiento para Portugal, que estima ahora en el 1,5%, aunque ha advertido de que el ritmo de creación de empleo en el país luso será insuficiente, por lo que recomienda a Lisboa no elevar el salario mínimo y acometer reformas estructurales que permitan acelerar la creación de puestos de trabajo.

   "Con las políticas actuales, la creación de empleo en los próximos años sería insuficiente, particularmente entre los trabajadores con baja cualificación", señala la institución en las conclusiones de su informe anual sobre la economía portuguesa, conocido como 'Artículo IV'.

   El FMI considera que "sólo un crecimiento de las exportaciones y las inversiones más rápido de lo proyectado" ofrece una ruta sostenible hacia la creación de empleo, y subraya que las reformas estructurales tienen que impulsar la competitividad de Portugal.

   En este sentido, el FMI plantea la necesidad de que Lisboa revise aquellas reformas que no hayan dado los frutos esperados e implemente completamente los programas iniciados, incluyendo algunas reformas del sector público, como aquellas dirigidas a mejorar la capacidad de respuesta de la Administración y de las entidades del sector público.

   "Con respecto al funcionamiento del mercado de productos, las reformas iniciadas deberían ser implementadas completamente", apunta la institución en referencia a las reformas pendientes dirigidas a rebajar el coste de la energía, el uso de las infraestructuras de transporte y de los servicios profesionales.

NO SUBIR EL SALARIO MÍNIMO.

   Por otro lado, el FMI plantea que ante el creciente número de trabajadores que cobran el salario mínimo "incrementos prematuros adicionales" reducirían las oportunidades de que los trabajadores con menor formación puedan pasar desde la situación de paro a la de empleados.

    "Aunque los salarios mínimos pueden ser útiles para prevenir abusos de sobre los trabajadores y fijan un suelo de ingresos, los incrementos excesivos pueden perjudicar a los mismos a los que tratan de ayudar y el Gobierno cuenta con herramientas más eficaces disponibles para combatir la pobreza", apunta la institución.

   Por otra parte, la institución cree que los agentes sociales tienen una responsabilidad especial para impulsar la creación de empleo respaldando aquellas políticas que mejoren la competitividad del país.

   Asimismo, el análisis del FMI considera que el desplome del euro frente al dólar y el resto de las principales divisas, sumado a la caída del precio del petróleo representa "una oportunidad" que Portugal "debería usar sabiamente para seguir adelante con las reformas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies