Un grupo de 154 economistas alemanes expresa su oposición a la reforma del euro planteada por Macron

Publicado 22/05/2018 13:01:57CET

BERLÍN, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de 154 economistas alemanes, entre los que figura Jürgen Stark, quien fue economista jefe del Banco Central Europeo (BCE) desde 2006 y hasta su dimisión en 2011, han firmado una carta pública de cinco puntos en los que expresan su rechazo a las reformas de la eurozona planteadas por el presidente francés Emmanuel Macron y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La misiva, publicada por el diario alemán 'Frankfurter Allgemeine Zeitung', advierte de que transformar la unión monetaria y bancaria en una unión de transferencias representa una amenaza para los ciudadanos europeos.

En este sentido, los economistas firmantes defienden que usar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEdE) como garantía para los bancos reducirá los incentivos de entidades y reguladores para buscar el saneamiento de los balances a costa del crecimiento y la estabilidad financiera.

Asimismo, los expertos advierten de que en el caso de transformar el actual fondo de rescate europeo en un "Fondo Monetario Europeo" bajo las leyes de la UE, el MEdE quedará bajo la influencia de países ajenos a la zona euro y haría perder a algunos países su capacidad de veto, socavando el control que ejercen instituciones como el Bundestag.

Por otro lado, sostienen que en caso de establecerse un fondo común de garantía de depósitos "se socializarían los costes de los errores cometidos por bancos y gobiernos en el pasado", añadiendo que el fondo de estabilización previsto conllevaría mayores transferencias y préstamos a países de la zona euro que no han adoptado las necesarias reformas con anterioridad.

"Sería un error recompensar la mala conducta", declaran los firmantes, quienes advierten de que la creación de la figura del ministro europeo de Finanzas como interlocutor del BCE contribuiría a "politizar más aún la política monetaria", señalando que el volumen de las compras de deuda realizadas por el banco central de la zona euro se asemejan ya a financiación estatal a través del banco central.

"El principio de responsabilidad es una piedra angular en la economía social de mercado (...) Es importante promover las reformas estructurales en vez de crear nuevas líneas de crédito e incentivos para la mala conducta económica", aseveran, reclamando abolir el privilegio de riesgo del que disfrutan los bonos soberanos para los bancos, así como establecer un procedimiento ordenado de quiebra para los Estados.

En las últimas semanas, primero Mario Draghi, presidente del BCE, y después Vítor Constancio, vicepresidente de la entidad, se han mostrado partidarios de dotar a la eurozona de una facilidad fiscal de emergencia que complemente las funciones del MEdE en periodos de crisis y sirva para evitar una excesiva divergencia entre los países del euro sin sobrecargar la política monetaria, en línea con los planteamientos defendidos desde Francia por Emmanuele Macron e incluso desde Washington por Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien en marzo recomendaba la creación de un fondo común de emergencia en la eurozona.

Contador